Ir a contenido


Foto
- - - - -

Ablandando El Corazón


  • Please log in to reply
12 respuestas en este tema

#1 Kimasaotometendo

Kimasaotometendo
  • Usuario
  • 61 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:Ecuador

Escrito 26 July 2011 - 03:31 AM

Todos los personajes de esta historia pertenecen a la gran sensei Rumiko Takahashi, realizo esto sin fines de lucro

----------------Cambio de escena.

-diálogos-

"pensamientos"

Hablandando el Corazón

En un edificio en el centro de la ciudad de Osaka- Japón en una oscura oficina, se encontraba un hombre abatido, lleno de ira y de rencor, con sed venganza, porque fue herido en lo más profundo de su ser por la persona a quien más amaba.

- Como me pudiste hacer esto, si yo te amaba- dio un fuerte golpe en su escritorio y un rayo surcó es oscuro cielo iluminado gran parte de la oficina y con ella el rostro de aquella persona dolida.

- Te di todo de mi que más querías, si te entregué mi alma y todo mi ser lo puse a disposición tuya y te fuiste, te alejaste de mi huiste como un ladrón a la media noche yéndote con esa persona- decía con lágrimas en los ojos

- Debí imaginármelo, tú tan hermosa persona, que toda las personas te miraba al pasar, unos con envidia y otros con infinita admiración, como no sentirse afortunado a tu lado-

- Pero no, no fue suficiente todo lo que yo te di, querías más, deseabas todo y yo en ese entonces trataba de complacer hasta tus más insignificantes caprichos, hasta que te conté que estábamos a punto de quedar en quiebra y huiste SI HUISTES como la más vil rata que al ver el peligro huye- seguía recordando todo lo sucedido.

- Claro no soportarías una vida llena de privaciones, no eso sería imposible, tú que siempre viviste rodeada de lujos y comodidades como podrías soportar que al querer algo no pudieses comprarlo, si eso lo material fue más importante para ti que nuestro amor, ¿amor? El que yo sentía porque tu amor era por dinero- volvió a azotar la mesa con aún más fuerza que la vez anterior casi cuarteándola

- Pero yo también fui un imbécil al confiar en ti, es que como no hacerlo con esos hermosos ojos que destellaba genuina ingenuidad, puerza y encanto, tenían un brillo tan especial solo único en ti, hermosa piel, tan suave al contacto, con un cabello largo que emanaba olor a jazmín, ¿qué pasó?, ¿cómo pudiste cambiar tanto?, o es que todo esa dulzura de niña que me volvía loco, ¿era solo una máscara que tapaba tu verdadero ser mezquino y ambicioso?- decía, analizando sus propias palabras.

- Pero sea cual sea la respuesta juro que te encontraré y me pagarás con creces cada una de las lágrimas que derramé por ti, pero ya no más esta fue la última vez que lloro por tu causa- dijo secándose las lágrimas y levantándose con convicción.

- Y también juro que ninguna mujer me volverá a engañar, aunque tenga el rosto más dulce, todas son iguales cuando ya no te necesitan te abandonan, y hasta el día en que te encuentre toda mujer que se cruce en mi camino pagará las consecuencias de tus errores, ruega a Kami que no te encuentre porque ese día verás lo que es realmente sufrir- dicho esto salió de su oficina con rumbo acierto, la verdad no tenía ánimo de llegar a su casa, esa casa tan vacía y tan grande pero a la vez asfixiante por simple hecho de haberla compartido con ella, si aquella que le rompió el corazón.

A la mañana siguiente se dirigió como todos lo días a su oficina, aunque no quisiera debía ir ya que era el jefe, era el accionista mayoritario de una empresa de prestamos a largo plazo, era realmente muy rentable ya que sus oficinas eran las más populares de Japón, extendiéndose con sucursales en las principales ciudades de aquel país. Ese día tenía una reunión con todos demás accionistas y delegados

- Y bien como vamos con él balance de cobros señor Hibiki- al hombre al que se referían era el segundo accionista de la empresa y el mejor amigo del jefe, era un chico realmente simpático, de ojos color cafés de melena corta color negra y piel un poco bronceada, según decía el viajaba mucho.

- Vamos muy bien,E los clientes han sido puntuales y tenemos una subida de la aguja en el mercado- habló con orgullo el joven por el avance de la empresa

- Ya veo y sobre el proyecto del que hablamos- preguntó el jefe

- Viento en popa jefecito ya casi termino, solo unos cuantos ajustes de detalles y todo estará listo-

- De acuerdo, entrégame el proyecto en cuanto termines por favor, es muy importante, sabes que confío en ti- dijo muy serio el hombre

- Lo sé jefe en cuanto termine te los daré- afirmó el joven

- Bueno, ¿señores algo más por discutir?-

- No señor eso era todo-

- Bien entonces, caballeros con su permiso, me retiro- y sin decir más se retiró a su oficina, su amigo del alma lo veía con preocupación nunca lo había visto hací él tan alegre, tan jovial, y hasta algunas veces ocurrido, ahora apagado, callado, serio, distante, todo el tiempo enojado, como si todo lo hiciera por mecanismo.

Nota

Bueno y hací inicia esta historia que aunque aún no la termino para mi promete mucho, espero sea de su agrado y que logre atrapar su atención.

Este tema ha sido editado por Kimasaotometendo: 26 July 2011 - 03:34 AM

  • wataressutoup likes this

#2 tere-chan

tere-chan
  • Usuario
  • 31 Mensajes:
  • Género:Mujer

Escrito 03 August 2011 - 01:18 AM

:miniojis: Esta bueno pon pronto la conti

#3 Kimasaotometendo

Kimasaotometendo
  • Usuario
  • 61 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:Ecuador

Escrito 03 August 2011 - 08:58 PM

----------------Cambio de escena.

-diálogos-

"pensamientos"

El comienzo

Era un tranquila y hermosa mañana en un pueblito pequeño de Japón llamado Nerima, hay residían muchas personas humildes dedicadas a la agricultura y ganadería, como era un pueblo pequeño todas las personas se conocían y eran muy amables entre sí.

En una de las rústicas pero acogedora casa de un solo piso con un lindo patio en el frente y en la parte trasera, se encontraban recién despertando con el amanecer, una linda jovencita de 18 años de cabellos negros largos que ante la luz del sol centellaba destellos azulados, con unos hermosos ojos cafés que expresaban la inocencia de una niña en el cuerpo de una mujer, e inmaculada piel blanca como porcelana.

Había ya salido de su habitación con dirección a la estancia donde se encontró a su padre leyendo el periódico como todas las mañanas.

- Buenos días papá- dijo efusivamente la jovencita

- Muy buenos día Akane hija- correspondió un hombre de cabellos largos negros, con bigote, su aspecto lo hacía ver como un hombre que bordeaba los 40 años, de carácter amable.

Pero algo desvió sus atenciones y que era?, pues el delicioso olor del desayuno recién preparado y la dulce voz de una joven que los llamaba a desayunar

- Familia a desayunar.. Oh buenos días Akane-san- Dijo una linda joven de cabello largo castaño, linda sonrisa, de unos 21 años, se trataba de la mayor de los Tendo, Kasumi.

- Muy buenos días Onee-chan…… uh y Nabiki donde está?- preguntó Akane

- Pues ya conoces a Nabiki, se levantó temprano y se fue hacer unos de sus negocios-

- A ya veo-

- Bueno no se diga más y a comer lo que Kami nos provee- anuncio el señor Tendo muy alegre por poner sus manos en el desayuno el cual según él le decía “ya cómeme hombre que esperas”

La familia Tendo eran personas muy sencillas, no necesitaban grandezas para sentirse ricos, estar más unidos que nunca era lo que más les reconfortaba, bueno no todos la mediana de los Tendo Nabiki era un poco ambiciosa y querías más de lo que podía tener y eso siempre le afectó.

Desde la época de sus abuelos se dedicaban a la agricultura, pero la cosecha no había sido tan buena comparada con los otros años debido a problemas con el clima que al parecer no estaba de lado de los agricultores este año. Esto provocó una baja considerable en la economía de la familia que ya de por sí no era tan buena, El patriarca estaba realmente preocupado ya que había hecho un préstamo al banco y si las cosas seguían así como iban el banco podría embargar su casa, pero no preocuparía a sus hijas asique decidió afrontar el problema solo, ya había tenido malas temporadas pero siempre se las ingeniaba y salía bien de la situación, asique pensó que esta no sería la excepción.

Terminando de desayunar Kasumi recogió la mesa, el señor Tendo salió como todos los días a trabajar en el campo y Akane se dirigió a su cuarto para vestirse e irse al instituto el cual estaba inaugurado recientemente ya que los otros quedaban saliendo del pueblo, en la ciudad un poco retirados, obligando en el pasado a los jóvenes hasta salir de sus casas para poder estudiar.

En el instituto:

- Buenos días Akane- saludó una de sus entrañables amigas de la infancia, Ukyo Kuonji, una linda joven de cabello castaño, ojos azules y de más o menos de la misma edad que Akane.

- Buenos días Ukyo- respondió la chica

- Uuuh… y Nabiki no vino con tigo- cuestionó la castaña

- No, ya la conoces anda en sus asuntos, hoy tampoco vendrá-

- Claro Nabiki y sus asuntos, pero Akane eso está mal podría perder el curso-

- Lo sé, pero que puedo hacer yo si ella no comprende, algo a de estar tramando-

- Bueno….. yo-

- Si…..Ukyo si sabes algo por favor dímelo-

- Bueno no quisiera ser yo quien te lo diga ni tampoco incomodarte, pero andan rumores en el pueblo que Nabiki está saliendo con ese niño engreído de Tatewaki Kuno-

- No, Nabiki, ba no puede ser cierto solo son rumores, podrá ser ambiciosa pero no se arrojaría a los brazos de ese tirano y déspota hombre- a quien se referían las chicas, era el hijo mayor de la familia Kuno, un hombre engreído y arrogante, era la persona más adinerado del pueblo, a cargo de su hermana y de las finanzas de la familia, se sentía con el derecho de tratar a sus empleados como esclavos, abusando de las necesidades de aquellas personas, considerando a los pueblo poca cosa para él, ganándose el desprecio de todos.

- La verdad no sabría decirte, tu sabes bien que la gente comenta mucha y muchos de esos comentarios son verdad y otros no, yo de ti averiguo bien digo para salir de las dudas ¿no?- como dice el refrán, ´pueblo chiquito, infierno grande

- Si tienes razón, voy a averiguar si esos rumores son ciertos y saber lo que realmente sucede- dijo la joven a su amiga quien le había sembrado la semillita de la duda.

En Osaka

- Ranma, aquí tienes el proyecto que me pediste- dijo un joven de cabellos negros

- Gracias Ryoga, déjalos por favor en mi escritorio termino aquí unos balances y los reviso- respondió el hombre a su amigo, sin mirarlo a la cara desde que entró, parecía distante, como abstraído en sus pensamientos

- Ranma estas bien, no quieres decirme algo?-

- No Ryoga estoy perfecto porque la pregunta-

- Viejo me preocupas que te pasa tu no eres así, ¿es acaso por ella?-

- Por favor Ryoga si eres mi amigo no la volverás a mencionar, ni a hablar de ella, aún me duele lo que me hizo y no quisiera recordarlo-

- Lo siento amigo no volveré a hablar de ella, sabes que te estimo y te apoyo, y que pase lo que pase siempre estaré con tigo, lo sabes-

- Si lo sé bien, y te agradezco que estés con migo en los momentos más difíciles que he tenido-

- Ya ya amigo, no te vayas a poner a llorar como una nenita, que no estoy para detener tu llanto- lo que trataba de hacer el joven era animar a su amigo pero al parecer no resultó como el esperaba

- Yo llorar no, ya lo he hecho suficiente pero ya no más-

- Entiendo, bueno cambiemos de tema y bien revisa el proyecto-

- El proyecto claro lo había olvidado- el proyecto al que se referían era una nueva sucursal que iban a abrir, un lugar donde muchos de sus clientes residían, era un pueblito llamado Nerima, aunque en parte del caso era forma de refugió para Ranma, dedicarse de lleno a la obra, alejarse por un tiempo de la ciudad y de ella.

En Nerima por la tarde

Ya todos los trabajadores se disponían a regresar a sus casas para tener un merecido descanso después de un arduo día de trabajo, en el pueblo se respiraba un aire de paz y tranquilidad por el hecho de poder llevar el pan de cada día a sus casas, pero no todo era paz especialmente en la de los Tendo en la cual se desarrollaba una discusión entre las dos hermanas menores.

- Nabiki como está eso de que sales con ese engreído de Tatewaki- preguntó muy molesta Akane a su hermana

- No me molestes, además si es así o no es mi vida asique no te metas en ella- respondió también molesta

- Me meto porque me preocupas, sabes bien como es ese hombre, además ¿no salías con un muchacho de la ciudad que según tu era un sueño hecho realidad?-

- Si pero el sueño terminó y desperté, además mira quien habla de hombres, claro tu la de mas experiencia como no, si rechazabas a todo chico que se te ponía en frente y por eso nunca has tenido novio-

- Pero de que dices, tu sabes porque los rechazaba, sabes muy bien lo que me intentaron hacer, como querías que saliera con alguno de ellos-

- Aaaah claro y tu como eres tan inocente, ¿nunca los provocabas verdad?-

- Tu sabes perfectamente que no era así-

- Já no tienes que simular con migo, te encantaba toda esa atención, que todos los muchachos del pueblo estuviesen locos por ti, claro Akane la más linda, Akane la más dulce, Akane es muy especial, AKANE, AKANE Y AKANE, siempre eras tu y yo qué estoy pintada o es caso que no soportas que esta vez sea yo y no tu, siempre papá tuvo problemas con los chicos por tu causa y lo sabes- Nabiki estaba realmente dolida con Akane porque según ella desde pequeña fue desplazada por su causa

- Que quieres decir con todo eso sabes bien que siempre odie y tuve miedo de todas esas situaciones, nunca me gustó que me acosaran tanto, además no estábamos hablando de eso-

- Sabes que olvídalo, tu no entiendes y nunca lo harás, será mejor que me retire- que debería entender Akane, acaso su hermana la detestaba tanto

- Espera Nabiki aún no termino y no me has respondido lo que te pregunté-

- No te voy a responder nada ya te lo dije no te metas en mi vida, a demás yo ya terminé, Akane recuerda bien una cosa y que te quede muy claro tu no eres mamá de acuerdo- ese comentario si que le dolió a la joven ya que la señora Tendo había fallecido cuando las chicas apenas y eran una niñas asique desde ese momento el señor Soun se hizo cargo de ellas solos sin averce vuelto a casar.

Kasumi y el señor Tendo fueron testigos de aquella discusión pero decidieron no intervenir para no complicar más las cosas después con calma hablarían con las más pequeñas de la casa

Nota

Aquí les traigo la siguiente historia me alegra mucho que les haya gustado :miniojis:

#4 Cristina-chan

Cristina-chan
  • Usuario
  • 9 Mensajes:

Escrito 17 August 2011 - 07:42 AM

Me encanta esta historia, tengo muchas ganas de saber cómo continua. Por favor no tardes en subir las siguientes partes porque estoy enganchada.
Gracias. :uuh: :fan:

#5 Ilkane

Ilkane
  • Usuario
  • 4 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:Nicaragua

Escrito 23 August 2011 - 02:09 AM

Se ve muy interesante tu historia.
Algo muy diferente a casi todo lo que he leido y me encantó.
Espero que la continues pronto porque la verdad te está quedando muy bonita.
Saludos :yeah:

#6 Kimasaotometendo

Kimasaotometendo
  • Usuario
  • 61 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:Ecuador

Escrito 02 September 2011 - 01:30 AM

----------------Cambio de escena.

-diálogos-

"pensamientos"

Un desagradable encuentro

Ya habían pasado unos días desde la discusión de las hermanas Tendo, aunque se trataba de no tocar el tema aún se respiraba un habiente de tensión entre las dos hermanas, pero Kasumi y el señor Tendo decidieron omitir sus comentarios temiendo agrandar el problema, pensando que tarde o temprano se solucionaría.

Era día de escuela asique como todos los días Akane se disponía a asistir a clases

-Muy buenos días akane-

-Buenos días Ukyo- respondió la joven sin nada de ánimos

-Pero Akane que te pasa, te ves muy decaída nunca te había visto así-

-Bueno ya sabes es la historia de mi vida Nabiki ya ni me habla desde nuestra discusión, sabes a veces tengo la impresión de que me odia por algún motivo-

-No Akane tranquila eso es normal entre hermanas ya verás que pronto se le pasará-

-Tu crees-

-Claro confía en mi ella te quiere, después de todo son hermanas ¿no?-

-Bueno creo que tienes razón talves solo sea momentáneo como todas nuestras discusiones pasadas-

-Si, ya verás que muy pronto todo volverá a la normalidad….. oye mira que es eso-

-¿Dónde –

-Allá mira hay mucha gente reunida ¿Qué pasará?-

-No lo sé tal vez sea algo sin importancia- dijo sin mucho ánimo aunque la verdad ella también tenía curiosidad de saber que era lo que ocurría

-Ven vamos a ver- y sin esperar respuesta salío corriendo hacia el tumulto de personas para enterarse de las últimas noticias

-ESPERA UKYO NO CORRAS-

Al llegar las chicas donde estaba aquella gran cantidad de gente, como pudieron se abrieron paso entre la multitud hasta alcanzar los primeros lugares y ver a que se debía tal alboroto.

Al ponerse en primera fila las chicas divisaron, un montón de máquinas, tractores, retroexcavadoras, mucho material de construcción, arquitectos, obreros y una gran cantidad de personas empezando a trabajar en lo que según se veía sería un enorme edificio.

-Por favor señores retírense es muy peligroso estar en este lugar, por favor necesitamos espacio- un señor muy robusto empezó a retirar a las personas ya que en lugar donde se encontraban empezaban a construir una enorme cerca para evitar cualquier tipo de inconveniente.

Ya en el instituto todo el mundo hablaba de la nueva novedad, unos decía que construirían una enorme casa de un hombre muy rico que ya estaba en avanzada edad y quería pasar sus último días en paz, otros decía que según fuentes informales les dijeron que aquella construcción sería un centro comercial, otros en cambio aseguraban que escucharon por hay que aquella construcción iba a convertirse en un cine, eran muchos rumores pero nadie podía afirmar que sería en realidad lo que se estaba construyendo.

-Saben que según cuenta la leyenda en ese lugar existía una antigua casa donde vivió un señor ya hace muchos años y el se fue de hay porque afirmaba que existía un antiguo cementerio indio- relataba uno de los compañeros de clases de Akane que a parte de ser exagerado en sus historias, era muy supersticioso y cuentero su nombre era Hikaru Gosunkugi el eterno enamorado de la peliazul claro que ella no lo sabía

-En serio existía un cementerio ahí- Ukyo con una gota de sudor en su frente le era indescifrable como Akane creía todas esas babosadas de aquel muchacho, como era posible creer tantos absurdos, a veces podía ser tan ingenua.

-Ajam….. además dicen que el señor data de la época de los colonos en la antigua Europa y que su alma vaga junto con los otros espíritus de aquel lugar-

-¡Enserio! No lo sabía-

-Gosunkugi- Ukyo con las manos cruzadas, con los ojos cerrados tratando de no perder la paciencia – otra vez estás diciendo tus mentiras- y sacó al muchacho a rastras del salón mientras que el gritaba y pataleaba pidiendo ser salvado de una loca en potencia

-¿Qué era solo una mentira?, y yo que le había creído- "insisto está bien ser ingenua pero no llegar a los extremos" pensaba Ukyo después de haber regresado de darle su escarmiento matutino a aquel muchacho, ya era cosa de todos los días.

-Después de la muestra de cariño que Ukyo le mostraba a aquel joven casi a diario las clases prosiguieron con normalidad hasta la hora de la salida.

-Akane vienes- preguntó Ukyo

-Si quieres puedo acompañarte hasta tu casa- se ofreció Gosunkugi tocando su índices

-Muchas gracias pero no puedo hoy tengo práctica de natación y ustedes saben que cuando se trata de eso el director, quien fue muy amable en ofrecerse a enseñarme, se queda hasta muy tarde con migo- "claro cuando no está en el hospital por mi culpa" pensó para sus adentros

-No importa yo puedo esperarte si lo deseas- insistió el muchacho

-Eres muy amable Gosunkugi pero salgo muy tarde y no sería justo para ti-

-Si Gosunkugi eres muy amable pero recuerda que le prometiste a tu mamá llegar temprano a casa porque hoy es la reunión familiar a ya lo olvidaste- le restregó en la cara con sarcasmo la dulce Ukyo

-¿qué? ¿la reunió familiar era hoy?- "Aparte de cuentero, despistado y tarado" pensó la castaña con una cara que decía ¿cuán idiota puedes llegar a ser?

-Si tarado era hoy, recuerda que va a venir nuestra tía de Europa-

-¿qué nuestra tía? ¿No era dentro de un mes?- para todo hay un límite y la paciencia de la joven castaña había llegado al suyo.

-TARADO, CAMINA aún no puedo creer que seas mi primo, adiós Akane nos vemos mañana-

-Hasta mañana Akane….. ay ay espera… espera primita no jales tan fuerte- la peliazul no se dio cuenta a que hora la hicieron a un lado de la conversación

-Nos vemos mañana- dijo Akane viendo como su pobre amigo era llevado a rastras por su mejor amiga.

-Recién se acababa de poner el sol y como era costumbre todos los pobladores se disponían a llegar a sus casas para tomar un merecido descanso después de un arduo día trabajo

-También Akane se deponía irse a su casa, no sin antes asegurarse que su director se encontrara bien, cuando lo subían en la camilla de la ambulancia por un pequeño insidente en la piscina, por cierto dije bien más no consiente, ya para los paramédicos no era sorpresa atender esta llamada de auxilio lo tamaban como algo normal e incluso ya se había memorizado los días de práctica de la joven, encontrándose preparados para cualquier eventualidad.

-Caminaba sola por la calles no pavimentadas de aquel pueblo, rumbo a su casa, en la mañana había llovido un poco asique había uno que otro charco de agua por hay, se sentía un poco intranquila ya era un poco tarde y las calles lucían realmente vacías y para colmo de males aún le faltaba mucho para llegar a su destino fue entonces cuando un auto muy lujoso pasó muy cerca de ella casi arrollándola, suerte que la joven tenía buenos reflejos y se quito del camino evitando un accidente pero no evitó que la bañaran de lodo.

-APRENDE A CONDUCIR IMBECIL- gritó muy molesta arrojando una piedra contra el auto, dándole en su parte trasera, para después tratar de quitarse el lodo – como puede ser posible que tenga tan mala suerte, grandísimo idiota el que le dio la licencia- y siguió maldiciendo por lo bajo su mala suerte y a la persona que conducía el auto.

En el acto el auto se detuvo dando marcha atrás y descendiendo de este un joven alto, con los ojos azules como el mar, cabello amarrado con una trenza tan negro como la noche, y con un cuerpo que atraería la envía de cualquiera.

-Señorita, se puede saber a quien le dijo usted imbécil- preguntó muy enojado aquel hombre

Cuando Akane alzó la vista se quedó por unos instantes como en la luna ante aquella imagen antes de acordarse de que esa persona fue la que aparte de que estuvo a punto de arrollarla, también la bañó de lodo.

-A usted pues a quien más no vio que estuvo a punto de arrollarme, además de bañarme de lodo ¿o qué está ciego?- la peli azul estaba realmente molesta porque aquel hombre al menos no se dignó en ofrecerle disculpas y verificar si se encontraba bien.

-No no estoy ciego señorita y por favor le pido un poco más de respeto porq….- pero fue interrumpido por la peliazul

-Já que lo respeto yo, ¿aparte de ciego también loco?, que le pasa estuvo a punto de matarme y ni siquiera me ofrece una disculpa y aparte se enoja…. UUUHY enserio que hoy no es día solo a mi me pasan estas cosas -

-Mire señorita yo no tengo la culpa que usted sea una despistada, que no se de cuenta por donde camina entendió-

-Y para colmo es mi culpa pero que descarado, mire sabe qué mejor cállese, uuuhy no puede ser por todos los cielos, de verdad que esto es increíble- mascullaba la joven

-Mire hagamos una cosa para solucionar este problema cuanto antes, dígame cuanto quiere- dijo tomando una chequera entre sus manos

-¿Qué dijo?

-No me escuchó que cuanto quiere para solucionar este problema de una vez-

-Oiga que le pasa, aparte de que casi me mata me ofende también- dijo muy enojada

-Vamos señorita no se haga la inocente que todas las mujeres como usted es lo único que buscan-

En Akane no cabían las palabras que sus oídos acuchaban, no podía creer que hubiera un hombre peor que Kuno, ese joven al parecer creía que podía comprar todo con su dinero

-Sabe cuanto quiero- le dijo con voz casi apagada

-La escucho- según Ranma con lo que le dijo aquella desconocida al fin se terminaba de convencer según él de que todas las mujeres eran unas interesadas

-ESTO- y sin perder tiempo le metió un punta pie a aquel hombre quien reaccionó inmediatamente – BAKA, VAYA A COMPRAR CON SU SUCIO DINERO A LA MÁS VIEJA DE SU CASA- dicho esto empujó al hombre quien inevitablemente calló hacia atrás en un charco porque se encontraba inestable agarrándose la pierna golpeada

Ranma simplemente no podía creerlo aquella jovencita, quien se encontraba ya un poco lejos, se había atrevido a golpearlo y más que eso lo había empujado al lodo, el que venía en planes de relajación y olvido ahora se encontraba con esto

Al día siguiente de aquel insidente con aquel desconocido, Akane se encontraba desayunando con su familia para luego dirigirse al instituto como todas las mañanas.

-Hola Akane buenos días como te fue ayer-

-Buenos días Ukyo, mejor ni me preguntes que definitivamente no fue mi día-

-Mira que el director esté de nuevo en el hospital después de darte clases ya no es novedad todos nos hemos acostumbramos a eso-

-No eso me pasaron cosas peores después de eso-

-Eeh no es por el director ¿entonces qué es?

-Es que anoche cuando me dirigía mi casa un tarado casi me atropella, me bañó de lodo para colmo de males se baja del auto me dice que es mi culpa y me ofrece dinero disque para solucionar el "problema"-

-¿En serio? ¿Y quién era? ¿lo conozco?-

-No lo creo Ukyo nunca lo había visto por el pueblo-

-¿Quien será?-

-¿están hablando del lodo?, sabía que el lodo data de la época contemporánea y nació desde que una mujer dejó caer un poco de agua en la arena y dada la curiosidad lo llevó a presentar a todos los del pueblo y lo bautizaron lodo en honor de su Rey Don Leodín II-

-¿Enserio?, vaya eso no lo sabía-

-Gosunkugi, deja…. De… decir….. TUS MENTIRAS…. Ven para acá- de nuevo Ukyo se lo llevó a rastras

-Hay hay espera primita me duele… espera esa es mi orejita-

-¿qué era una mentira?-

Las clases transcurrieron normales después del espectáculo diario de los primos, ya por la tarde todos los alumno se dirigían a sus casas

-Ya llegué-

-Hola Akane-chan.

-Hola Kasumi, y papá ya llegó-

-Si está en la salón leyendo el periódico como siempre- y se dirigió al salón donde su padre

-Hola papá-

-Hola hija como te fue en le instituto-

Bien papá gracias por preguntar, voy a cambiarme enseguida Ukyo me está esperando en su casa-

-Claro hija ve y entrena muy duro-

-CLARO PAPÁ- gritó desde su habitación

Akane ya se encontraba lista para salir, se vistió muy rápido ya que Ukyo la estaba esperando en su casa como todos los días para entrenar, eso lo hacían desde que sus padres a temprana edad les enseñaron a defenderse y con el pasar del tiempo y el entrenamiento duro ellas mimas han ido perfeccionando sus técnicas.

-Papá ya me voy regreso enseg….- Akane detuvo su despedida al darse cuenta de que en la sala había visita y al percatarse de quien era su coraje empezó a aumentar.

-Hay hija antes de que te vayas quiero que conozcas al señor Ranma Saotome, el dueño de la construcción que está cerca del instituto, señor Saotome ella es mi hija Akane Tendo-

-Mucho gusto en conocerla señorita-

-Pues yo no digo lo mismo Señor-

-¿qué?- el joven se sorprendió mucho por la actitud poco cortés de la joven

-Akane que son eso modales- la reprendió su padre

-Discúlpame papá, pero este es el imbécil que casi me atropella y me baño de lodo la otra noche-

-¡A claro es usted! la loca que me golpeó anoche- Ranma se encontraba realmente molesto, vaya forma de comenzar la tarde

-Como que loca que le pasa, se tenía bien merecido lo que le hice- Akane se iba acercando peligrosamente a aquel hombre tan imprudente

-Oiga yo no fui la loca que andaba caminando por media calle y aparte de que bajo a ayudarla me agrede-

-Aparte de ciego, loco también es imbécil o qué, usted no bajó a ayudare, bajó a ofenderme-

-No era mi intención ofenderla, solo quería resarcir el daño, además todas las mujeres quieren lo mismo dinero-

-Todas las mujeres, pero yo no, además con una disculpa y señorita puedo ayudarla en algo se encuentra bien, habría bastado- dijo la peliazul enfrentando al joven, el señor Tendo prefirió omitir su comentarios y mejor se dedicó a observar la situación.

-Pues entonces discúlpeme no era mi intención ofenderla-

-Ya era hora que se disculpara-

-Si ya me disculpé y usted también me debe una disculpa ¿no cree?-

-Es un descarado, sabe qué vaya que le ofrezca disculpas su perro me oyó- y sin dejar que el chico dijera palabra alguna para defenderse se retiró de la casa muy enojada rumbo al encentro de Ukyo

-OIGA SEÑORITA VENGA PARA ACÁ ESTA CONVERSACIÓN AÚN NO SE TERMINA-

-PUES YO YA ACABÉ-

-Señor Saotome no sé que habrá ocurrido entre usted y mi hija pero le pido que disculpe su actitud en verdad, lo que sucede es que Akane tiene un carácter muy difícil, pero generalmente no es hací- dijo Soun muy apenado por aquel insidente

-No tiene por que disculparse señor Tendo, en todo caso es su hija la que debe disculparse y no usted, con su permiso pero debo retirarme- "y yo mismo me encargaré de que me pida perdón si es necesario", pensó en sus adentros Ranma antes de abandonar la casa Tendo

Nota:

Bien aquí les traigo un capítulo más, espero que haya sido de su agrado y me disculpo por demorarme tanto pero la U me quita todo mi tiempo, e estado demasiado saturada pero por fin soy libre, en este tiempo de vacaciones me voy a dedicar a mis historias que ya las extrañaba, pera rematar la compu se me dañó y como era de esperarse (ya que el respaldo que hice no sirvió :boque:) pues la formatearon asique se borraron todos mis archivos y hay se fue la continuación de esta y otras historias que tenía pendiente

Pero bueno dejando de lado todo eso que feliz me siento de que les guste mi historia :verwensita:

Con respecto a la historia ¿qué planes se traerá entre manos Ranma?, ¿cuál será la mujer que le hizo tanto daño y que le hizo? ¿Y cuando aparecerá dicha mujer?, no se pierdan el siguiente capítulo que estará muy interesante, lleno de intrigas, dolor, y una que otra lágrima de por medio

Sin más que decirles, "por ahora"

KimaSaotomeTendo

Este tema ha sido editado por Kimasaotometendo: 02 September 2011 - 01:31 AM


#7 Cristina-chan

Cristina-chan
  • Usuario
  • 9 Mensajes:

Escrito 04 September 2011 - 09:33 PM

Me ha encantado :miniojis: espero que pronto subas el siguiente capitulo, estaré esperando.
No tardes :superlloro:

#8 setsuna

setsuna
  • Usuario
  • 1616 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:chile

Escrito 08 September 2011 - 02:47 AM

hace un tiempote que no me pasaba por aqui
pero que bueno que las cosas esten bien ^^
me encanto tu historia
ojala la puedas seguir ^^

Imagen enviada


#9 Kimasaotometendo

Kimasaotometendo
  • Usuario
  • 61 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:Ecuador

Escrito 18 September 2011 - 04:23 AM

---------------Cambio de escena.
-diálogos-
"pensamientos"

Chapter 3

Propuesta

Habían pasado varios días después del segundo encuentro entre la joven Tendo y el empresario Saotome, desde ese entonces sus caminos no se habían vuelto a cruzar ni siquiera cuando el empresario visitaba al señor Tendo con el cual hablaba por mucho rato de lo que parecía ser algo muy importante, conversación cuyo contenido solo ellos tenían conocimiento o eso pensaban, Akane evitaba en lo posible encontrarse con el pelinegro es por eso que no pasaba en la casa cuando sabía que el Señor Saotome iría


En la oficina de Ranma.


- Señor Saotome, el señor Mousse acaba de llegar-


- Muchas gracias señora, hágalo pasar inmediatamente- le respondió el ojiazul a su secretaria


- Enseguida señor-


- Eme aquí viejo amigo- dijo Mousse abrazando efusivamente Ranma al entrar a la oficina


- Mousee como has estado? tanto tiempo sin verte - pregunto a su amigo


- Déjame decirte que no he podido estar mejor-


- Que bien por ti y dime donde te habías perdido?-


- Hay bueno amigo por hay viajando, conociendo distintos lugares, tu sabes que no puede mantenerme quieto en un solo lugar por mucho tiempo-


- Si ya lo sé, pero dime que te trae por aquí?-


- Buenos pues vine a conocer nuestra nueva extención-


- Ya veo, y bien dime que te parece-


- Pues me gusta, sabes que nunca me he quejado de tus decisiones ya que muy pocas veces te equivocas-


- Si creo que tienes razón, soy perfecto jajajaja- el indiscutible ego del ojiazul como siempre haciendo su aparición, es que simplemente no podía faltar


- Si claro perfecto!!- y el sarcasmo de su amigo tampoco pudo hacerse esperar


- Oye!- fue la única reacción del ojiazul


- Jajajaja- solo carcajadas se escucharon hasta afuera de parte de ambos hombres, la conversación era tan amena que no se percataron de la figura que presenciaba dicha conversación


- Vaya pero miren a quien tenemos por aquí- dijo la persona en la puerta quien resultó ser Ryouga


- Que tal Ryouga, tanto tiempo sin verte, que ha sido de ti- dijo muy ameno Mousse al volver a ver a su también amigo


- Um nada trabajando amigo, trabajando y tu-


- Pues viajando por aquí por allá tu sabes, de hecho acabo de llegar de un viaje a china, estuve visitando a mi madre que ya hacía mucho tiempo que no la veía por culpa del trabajo-


- Ya veo, entonces por lo visto te ha ido bien-


- Hací es más que bien la verdad no me quejo-


- Por cierto Mousse done te estas quedando?- preguntó intrigado el pelinegro


- Aún no tengo un lugar, pensaba alojarme en unos de los hoteles que se encuentran a las afueras de pueblo- respondió el con toda naturalidad


- Nada de eso- anunció el chico de la coleta- Tu te alojarás en mi casa, serás mi invitado de honor-


- Muchísimas gracias Ranma por tu amabilidad pero la verdad no quisiera causarte molestias- dijo un poco apenado


- Claro que no es molestia, es más sería un honor tener a uno de mis grandes amigos hospedado en mi casa, además no permitiré que te alojes en un hotel- cuando se trataba de persuasión Ranma era un genio además de testarudo y conociéndolo sus amigos sabían que no aceptaría un no por respuesta, asique al joven chino no le quedó de otra que aceptar sin contradicciones dicha propuesta


- Esta bien Ranma acepto tu propuesta pero……- dijo Mousse dudando un poco


- Que ocurre?, dime-


- Lo que ocurre es que no vengo solo-


- Cómo? Y con quién?, no me digas que ya tienes novia he picarón-


- Bueno algo hací- respondió muy apenado por la situación

- Como que algo hací haber ya dinos quien es- preguntó Ryouga muy integrado aumentando un poco el sonrojo en su amigo quien no hacía más que reír tocándose torpemente la cabeza


- Bueno, bueno les diré per esta noche cuando se las presente, porque quedé de pasar por ella a la ciudad en cuanto me desocupe-


- Esta noche? Vamos amigo dinos al menos su nombre, ya déjate de misterio- dijo el chico de la trenza


- Si vamos, dinos no nos dejes con la duda, vaya si que lo tenías bien guardadito verdad?- secundaba Ryouga tocando con el codo al joven chino


- No sean impacientes esta noche se las presentaré de acuerdo- les dijo Mousse con los brazos cruzados y con cara de así me torturen o les diré nada


Sus amigos ya conocían esa actitud y sabía que no iban a conseguir por nada del mundo que el chico chino soltara una sola palabra asique no preguntaron más


Ya en la noche en la nueva casa adquirida por el ilustre empresario Saotome todos los preparativos estaban listos para lo que sería una magnífica velada, la sala impecable para el recibimiento de los invitados y la mesa pulcramente ordenada con blanco mantel y fina vajilla, todo estaba perfecto pero nada preparado para lo que estaba a punto de pasar


El timbre de la lujosa casa sonó anunciando la llegada de los invitados de honor, Ranma y Ryouga se encontraban en la sala esperando a su gran amigo y a su actual pareja talves futura esposa


La señora del servicio encaminó a la sala a los recién llegados anunciándolos brevemente, a lo que Ryouga y Ranma respondieron poniéndose de pié dándole el frente al joven chino quien presentó a la joven que lo acompañaba argullosamente agarrada de su brazo.


- Ryouga, Ranma les presento a mi prometida y futura esposa Shampoo, querida ellos son los amigos de los que te hablé-


- Shampoo- pronunció casi en susurro que no fue escuchado por nadie más a excepción de Ryouga que en ese momento se puso en alerta al notar el coraje de su amigo al pronunciar el nombre de aquella mujer, endureció la mirada, su rosto se tornó serio y sus puños que caían a los costados se encontraban fuertemente apretados




Por la noche en la casa de los Tendo, sus ocupantes se encontraban ya reposando a excepción de las más jóvenes de la casa, quienes se encontraban conversando de algo muy importante y secreto que nadie a excepción de ellas se podía enterar


- Y bien Akane que dices?- preguntaba intrigada Nabiki a su hermana menor


- PERO COMO PUEDES PEDIRME ALGO HACÍ- respondió ella indignada


- Baja la voz o quieres que todos en la casa te oigan - dijo exaltada la castaña


- Lociento- dijo un poco apenada- pero…- prosiguió- como pretendes que haga eso-


- Vamos Akane has un esfuerzo mira que es para bien de la familia, deberías de dejar de pensar en ti y pensar un poco más en nosotros no crees no seas egoísta- cuando se trataba de chantaje nadie podía superar a Nabiki que era una experta y más cuando su bolsillo podía afectarse o llenarse con la respuesta de su hermana


- Claro que pienso en ustedes, pero es que no puedo, no puedes pedirme eso-


- Vamos Akane no es tan malo, tu le gustas- decía tratando de animarla


- No me interesa si le gusto o no para mi es un una persona muy desagradable-


- Desagradable o no es el único que puede ayudarnos y eso fue lo que el pidió para hacerlo -


- Ves porque te digo que es desagradable como puede pedir algo a cambio por ayudarnos-


- No sé talves en verdad está interesado en ti y puede que hasta en su esposa te convierta y hací nos saque de problemas…….. “y también me libre de ti”- agregó en sus pensamientos


- Su esposa no todo menos eso, mira hagamos algo yo hablaré mañana con el haber que podemos acordar te parece-


- Deacuerdo pero dudo que quiera hablar el fue muy claro pero bueno allá tu si lo quieres intentar-


- No te preocupes ya verás que algo logro no creo que sea tan malo o si?, bueno hasta mañana iré a descansar, me acompañarás verdad?-


- Claro cuenta con migo- dijo con una sonrisa, Akane se dirigió a su habitación dejando a Nabiki sola con sus pensamientos


“ojalá y logre convencerla y se vaya de una buena ves de nuestras vidas” pensaba egoístamente la mediana de los Tendo acostándose en su cama




El semblante de ella cambió inmediatamente su pulso se aceleró, palideció al instante, su corazón parecía correr en una maratón, sus piernas le fallaron, todo se torno oscuro e inevitablemente cayó vencida por su propio peso no podía creer lo que había visto


- Shampoo querida que te pasa, amor respondeme- gritaba muy nervioso sosteniendo a la mujer que amaba en su brazos que de un momento a otro se desvaneció no llegando a tocar el suelo ya que los brazos de su pareja la sostuvieron


- Rápido traigan un poco de agua y alcohol- ordenó Ryouga inmediatamente- rápido Mousse colócala aquí-


- Querida, reacciona que te ocurre- rogaba el joven chino, la sirvienta llegó con el pedido entregándoselo inmediatamente al joven, Ryouga y Mousse le ofrecían los debidos cuidados a la joven desmayada mientras que Ranma se encontraba de pie un poco alejados de ellos mirando con rencor la cara de la joven suponiendo él porque de su repentino desmayo


Tiempo después la bella chica despertó, se encontraba en una de las habitaciones asignadas por Ranma para la comodidad de su prometido y ella, aún se encontraba un poco abrumada por lo ocurrido no lograba acordase de mucho pero poco a poco sus recuerdos empezaron a llegar, el ahí parado mirándola con rencor puro ella no creyendo lo que veía y después oscuridad esa maldita oscuridad que no le permitió lanzarse a sus brazos y tratar de explicarle todo lo que pasó y cuan arrepentida estaba


- Querida te sientes mejor- la voz preocupada de su prometido la sacó del momentáneo trance en que se encontraba para darle la debida atención


Y con un vacío- estoy bien- se recostó en los brazos del que ahora era su prometido para tratar de conciliar el sueño aunque sabiendo que eso iba a ser imposible teniéndolo a él tan cerca


Se encontraba en su cuarto solo, dolido, muerto de rabia por no haberla matado ahí mismo, por un lado agradecía el desmayo de ella porque de no ser hací no sabría de lo que hubiese sido capaz, pero por otro tenía ganas de ir a su cuarto y gritarle a la cara todo el odio que sentía por ella y que le diese una buena razón para no matarla, pero estaba su amigo que era que era como su hermano y no se merecía esto ya que con que engaños o artimañas lo habrá enredado hací como lo hizo con él es que como no caer con una mujer tan bella que denota inocencia y por otro estaban esos sentimientos que habían aflorado de nuevo al volver a verla, se odiaba a si mismo por el hecho de seguir sintiendo algo por ella y para colmo de males iba a vivir en la que ahora era su casa por el tiempo que su amigo se quede, es que la vida no puede ser más injusta. No estaba seguro ya de nada pero de lo que si no tenía dudas era de tenía que hacer algo y pronto pero qué? Fue entonces cuando se le ocurrió algo una pequeña venganza con la cual mataba dos pájaros de un tiro




A la mañana siguiente las dos hermanas Tendo se dirigieron al lugar que habían acordado, era una casa hermosa de verdad muy elegante, un poco alejada del pueblo, al tocar el timbre la enorme puerta se abrió haciéndose camino la empleada del lugar


- Muy buenas tardes- hizo una reverencia- ustedes deben ser las señoritas Tendo, el señor las está esperando síganme por favor


Las jóvenes agradecieron y siguieron a la empleada que las encaminaba hasta donde se encontraba el señor de la casa


- Esperen un momento aquí por favor enseguida las anuncio- dijo muy amable


- Vaya si que es grande y lujosa la casa no Nabiki- dijo Akane admirando la enorme casa las finas decoraciones


- Si es verdad ahora que lo mencionas, mira aquí viene la chica-


- Perdón la espera señoritas ya pueden pasar- dicho esto la joven se inclino haciendo una reverencia y retirándose a seguir haciendo sus quehaceres


Las jóvenes pasaron a lo que parecía era un gran despacho muy elegante con piso cubierto con una alfombra un gran escritorio con sillas de terciopelo, se veían muy finas a simple vista y al fondo una librería enorme la más grande que Akane halla visto en un casa, las paredes cubiertas de cuadros muy finos en total aquella habitación tenía un habiente muy acogedor, ambas se dieron el lujo de admirar toda esa belleza si disimular ni un poco su asombro perdiendo la atención en su anfitrión


- Muy hermoso verdad chicas- dijo el joven captando por fin la atención de las féminas


- Si es todo muy elegante- respondió Akane


- Jajajaja claro linda es que yo solo tengo lo mejor- respondió sin ningún grado de sencillez, claro que eso ya no era sorpresa- bueno preciosas por favor tomen asiento y díganme a que debo el honor de su visita aunque ya me lo imagino-


- Si querido vinimos a eso que estas pensando- dijo Nabiki ante la falta de palabras de su hermana


- Ya veo, y bien Akane que piensas acerca de mi propuesta-


- Bueno Kuno la verdad me algas y no quisiera ser grosera contigo pero me temo que no podré aceptar- dijo finalmente


- Pero porque no?, mírame Akane soy perfecto cualquier mujer estaría encantada de estar con migo además es lo único que te pido para salvar a tu familia de la completa ruina recuerda que sin mi ayuda monetaria no podrán salvar su casa - dijo él sabiendo que para Akane lo más importante era su familia y que si en ella estaba ayudarlos haría lo que fuera para que no sufrieran


Con esto había logrado perturbar la firme decisión que había tomado Akane dejándole bien claro que esa era la única opción y si ella era la única que podía evitar que echaran a ella y a su familia a la calle pues se sacrificaría por el bienestar de ellos aunque eso signifique pasar una vida al lado de ese hombre tan detestable, aunque aún había una opción y mientras que existieran posibilidades no las iba a desaprovechar, asique decidió mejor jugarse su última carta.


- Y bien Akane que dices quieres o no ser mi prometida- preguntó Kuno pensándose victorioso


- Podría pensarlo-


- Pero querida que vas a pensar estas oportunidades solo se presentan una veces en la vida- Kuno de nuevo sacando a relucir su “sencillez”


- Por favor permíteme pensarlo y mañana por la tarde tendrás respuesta-


- Bueno esta bien acepto solo por ser tu y am Akane no consiento un no por respuesta- advirtió, pero al salir esas palabras de su labios sonó más como amenaza pero no Kuno no puede ser tan malo asique desechó inmediatamente esa idea de su cabeza, se despidió de él y salió junto con su hermana rumbo a la casa, ese día no iría al instituto porque tenía que hacer algo mucho más importante, asique por el momento tenía que despistar a su hermana ya que no quería que nadie se enterara de sus planes



Nota:

Hablemos de la historia, ahora si se les despejaron las dudas de quien era la misteriosa mujer no?, en un principio pensé en ponerla a Nabiki pero me dije no para ella tengo reservada otras malda digo otras cositas muy interesantes, por cierto que creen ustedes que sea la opción en que pensó Akane antes de decirle que si a la propuesta de Kuno? Y si lo logra será que el aceptará un o por respuesta?, descúbranlo en el siguiente capítulo

Sin más que decirles

KimaSaotomeTendo

Este tema ha sido editado por Kimasaotometendo: 24 September 2011 - 06:37 AM


#10 setsuna

setsuna
  • Usuario
  • 1616 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:chile

Escrito 23 October 2011 - 06:12 AM

aprecio muchisimo que allas continuado con tu historia
y que te tomes el tiempo en seguirla ^^ lo aprecio
y espero que acepte claro que mas^^

Imagen enviada


#11 Kimasaotometendo

Kimasaotometendo
  • Usuario
  • 61 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:Ecuador

Escrito 11 July 2012 - 05:18 AM

Todos los personajes de esta historia pertenecen a la gran sensei Rumiko Takahashi, realizo esto sin fines de lucro

---------------Cambio de escena.
-diálogos-
"pensamientos"

Chapter 4

Comienza el Juego


Las hermanas Tendo habían regresado a su casa después de la “agradable” conversación que sostuvieron con el joven Kuno, que ha decir verdad había dejado un desagradable mal sabor de boca en la peliazul es que como podía existir una persona tan arrogante que solo estaba acostumbrado a obtener todo con dinero, pero si creía que Akane Tendo iba a formar parte de su interminable colección de objetos obtenidos por ese medio estaba muy equivocado, ya que siempre que hubiera aún la posibilidad de otra salida ella agotaría todos los recursos y utilizaría todo lo que esté a su alcance con tal de no tener que ceder a las peticiones de ese ser tan desagradable.


- oh Akane, Nabiki que bueno que llegaron estaba a punto de servir el desayuno- dijo con la amabilidad que caracterizaba a la mayor de los Tendo en verdad se encontraba feliz y no era para menos ya que según sus ojos sus hermanas menores se llevaban de nuevo bien y hasta hacían cosas juntas eso era señal de que los problemas entre ellas habían acabado o eso creía ella


- Que bien porque tengo mucha hambre- respondió Nabiki colocando sus manos detrás de la cabeza y dirigiéndose al comedor despreocupadamente


La peliazul por su parte solo se limitó a sonreír con dulzura a su hermana mayor y seguirla hasta el comedor para empezar a comer su desayuno el cual se estaba viendo seriamente amenazado por la mirada llena de brillo que Soun le entregaba, la joven no podía negar que su padre era un caso perdido en cuanto a comida se refiere, se dispusieron a dar gracias y a comer lo que generosamente fue preparado para ellos por Kasumi.


Akane terminó con sus alimentos muy rápido la verdad era que tenía mucha prisa en a hace lo que según ella era lo indicado y no podía esperar.


-Gracias por la comida- agradeció colocando su plato en la mesa


-Vaya hermanita si que tienes prisa no?- el sarcasmo en las palabra de la castaña no pasaron desapercibidos por Akane pero si por el resto de su familia.


-Si es que tengo que llegar temprano hoy al instituto- respondió un tanto nerviosa ya que al parecer su hermana podía leer la mente, sino como se enteraba de todo, era eso o es que solo era un tanto intuitiva.

-esta bien hija me alegra mucho por ti primero son los estudios y tus obligaciones- dijo Soun aún un poco atragantado con un pedazo de pescado que se acababa de meter a la boca


-Claro papá los estudios son primero no es verdad Nabiki?- ahora el turno de venganza era de Akane estaba bien que de vez en cuando la castaña recibiera un poco de su propia medicina - Por cierto me acompañas?-


-Em… em…. Jeje… n… no… yo voy después no tengo tanta prisa como tu hermanita pero ya vete que se te hará tarde-


La peliazul no podía creer lo que había pasado había logrado desestabilizar por un momento a Nabiki eso era algo raro ya que ella siempre parecía estar inmersa en su coraza impenetrable donde nadie absolutamente nadie había podido traspasar esa barrera que la mantenía como una mujer fría, calculadora la cual tenía todo bajo control. Una media sonrisa de satisfacción se dibujo en el rosto de Akane antes de ser sacada casi a rastras por la castaña dejándola fuera del salón.


-ya me voy- anunció la peliazul


La joven se sentía un poco mal por mentirle hací a su familia pero que más podía hacer si era la única forma de evitar que los echen de la que por toda su vida ha sido su hogar, caminando aún recordaba lo que su hermana le contaba acerca de las constantes visitas del joven Saotome y en una de las muchas conversaciones que sostuvo con el patriarca de los Tendo hablaban del serio problema con respecto al préstamo y que lamentablemente no podía esperar más, el plazo se había cumplido ya hacía mucho las esperas y alargues que le habían otorgado ya sobrepasaban los límites exigidos no había más que hacer todos los recursos se habían agotado, los términos se habían dado y lamentablemente la casa que fue la prenda dado por dicho préstamo sería rematada o derrumbada para aprovechar el terreno, el problema era realmente serio “¿pero una solución debería haber, algo que aún no se ha hecho?” pensaba la joven Tendo mientras se dirigía al lugar donde se definiría si había solución para dicho problema o tendría que arriesgarse con Kuno y eso era algo en lo que por ahora no quería pensar.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Había por fin llegado a su destino y la verdad era que no sabía cómo enfrentar lo que pensaba hacer, muy fácil era pensarlo y otra muy diferente era realizarlo, pero ya se encontraba ahí marcha asique no había marcha atrás, tomo un poco de aire y tiempo toma tomar valor y manos a la obra.


- Buenas días señorita-


-Buenos días, en que puedo atenderle-


- He, bueno si, su jefe me está esperando-


-Su nombre por favor-


- Akane Tendo-


-Permítame un momento- la secretaria tomo el teléfono anunciando que la señorita Tendo había llegado, colgó ahora dirigiendo su vista a la joven - Puede pasar señorita Tendo mi jefe la estaba esperando-


-Gracias- se limito a responder y colocarse delante de la enorme puerta, darse el valor necesario tratando de inhalar todo el aire que sus pulmones le permitieran y expulsarlo dificultosamente, para acceder a tocar la puerta, escuchando del otro lado un “pase”, se dio el último aliento y decididamente abrió la puerta, para encarar al dueño de tan elegante oficina.


-La estaba esperando señorita Tendo, tome asiento por favor- dijo el hombre al otro lado del escritorio sin despegar su vista de la joven- y a que se debe el honor de su visita- decía sarcásticamente y con una mirada seria en su rostro, con las dedos entrelazados debajo de su barbilla, una sonrisa de superioridad en su rostro como pudiendo leer los pensamiento de la joven.


- vine a hablar con usted sobre el problema de mi padre- dijo tomando asiento como se le había indicado


- Usted y yo no tenemos nada de qué hablar, como usted lo dijo señorita Tendo el problema es de su padre-


- Pero yo soy una de sus hijas tengo todo el derecho a……- no pudo terminar la frase ya que fue interrumpida


- Usted no tiene ningún derecho a inmiscuirse en este asunto ya que el acuerdo que se realizó fue única y exclusivamente con el señor Tendo- hizo una pausa para analizar por una milésima de segundo la expresión de la chica y prosiguió - asique si me disculpa señorita, en este momento me encuentro muy ocupado, le agradecería que se retirara de mi oficina-


- No lo haré hasta que por lo menos me escuche- dijo Akane poniéndose de pie un poco hastiada por la actitud tan hostil del Señor Saotome, y no era para menos tomando en cuenta los encuentros que habían tenido


-Señorita le repito por última vez que por favor se retire de mi oficina o llamo a los de seguridad para que la saquen-


- Hágalo llame a los de seguridad no pienso irme de aquí hasta que me escuche- dijo ya más molesta de lo normal pero quien se creía ese idiota.


-En verdad estaría dispuesta a ser sacada de la forma más brusca con tal de tratar de salvar a su familia- decía el joven con una ceja enarcada y las manos apoyadas en el escritorio, algo en la determinación de esta le llamó la atención, además ya conocía en algo el carácter tan temperamental de la joven, entonces su mete formó una maraña de planes en las cuales involucraría a la joven Tendo, un poco para satisfacción propia de verla pagar por lo que le había hecho


- A eso y más, vamos pruébelo, hágalo y haré todo lo posible para volver a entrar-


- Ya veo- dijo sonriendo de medio lado con una mano metida en el bolsillo y a otra a un lado cayendo libremente - y que estaría dispuesta a hacer por su familia señorita Tendo-


-Lo que sea, lo que fuera necesario- dijo sin dudarlo un segundo, sin pensar en las consecuencias que acarrearían sus palabras


-Muy bien, viéndolo de ese modo, solo hay dos cosas que quiero de usted señorita Tendo, y la deuda de su familia será perdonada- En ese momento todos los sentido de Akane se pusieron alerta agudizándose, especialmente el auditivo.


-Cuales son- dijo sin titubear, ok Ranma lo había comprobado esa chica era capaz de todo por el bienestar de su familia y era eso de lo que se iba a aprovechar


-La primera es muy sencilla- la miró otorgándole una sonrisa que denotaba claramente que no sería nada bueno para la joven Tengo - solo quiero que me ofrezca una disculpa por lo ocurrido la última vez que nos vimos-


- Lo siento- dijo rápidamente


-No no de esa forma no- hablo aún más despiadado - de rodillas- culminó diciendo


-Qué? Está usted loco- gritó la joven llegando casi a la ira extrema


-Si no piensa hacerlo a mi modo, es mejor que se retire señorita, usted no tiene nada que hacer aquí- remarcó dándole la espalda, al no recibir respuesta este volteo para verla, tenía la cabeza gacha, con los brazos extendido hacía los lados, y los puños fuertemente apretados tanto que se estaban poniendo blancos


La vió arrodillándose lentamente, en ese momento una sonrisa de total superioridad enarcó su rostro, Akane levanto ligeramente el rostro y él pudo notar unas rebeldes lágrimas delineando su rostro y un inaudible “lo siento” salieron de sus labios.


- Perdón señorita, pero no la escuché- dijo esto con saña y para su satisfacción personal


- Lo siento, lo siento escuchó lo siento- gritó Akane más que con sentimiento, con ira quería matarlo hacerlo pagar por esa humillación.


- Vaya, hací está mejor, sabía que algún día lo haría y comprendería su error, y dígame que se siente estar entre mis manos señorita Tendo- habló con saña frente a su rostro irguiéndose frente a ella mirándola desde arriba con tal superioridad, haciéndole entender que ese era su lugar y ahí debía quedarse.


-Es usted es un maldi…-


-Ha ha- decía moviendo su dedo en negación, arrimado de espaldas en su escritorio -cuide sus modales, y su vocabulario de ahora en adelante señorita- la interrumpió - podría costarle otro perdón no cree, además en las condiciones en la que se encuentra no creo que quiera volver a hacer esto - dijo burlándose, cruzado de brazos y piernas - bien ya puede levantarse - ordenó, Akane empezó a levantarse lentamente, otorgándole una mirada que expresaba todo el odio y el desprecio que sentía por ese hombre tan desagradable.


- Muy bien ya hice lo que me pidió, ahora dígame de una buena vez cual es la segunda cosa- se dirigió a él con coraje, sus ojos cafés denotaban un mar embravecido lleno de lagrimas fluyendo si detenerce, una bomba a punto de estallar, y Ranma lo había notado al parecer esa chica era demasiado trasparente a través de sus ojos según su criterio, es que era muy obvia era claro que lo quería matar con la mirada si eso fuera posible.


- Está bien, es un acuerdo que quiero proponerle, si me satisface y es de mi agrado sus servicios, todas las deudas de su padre serán saldadas- ok eso la desestabilizó mucho, que quiso decir con servicios?, A que clases de Servicios se refería?, no era lo que ella pensaba o si?.


- No es lo que usted está pensando- se apresuró a decir Saotome al parecer había intuido el camino que habían tomado los pensamientos de la joven - lo que quiero es que finja ser mi prometida- dijo sin rodeos ni alargues, adoptando la actitud más seria que según el ameritaba el caso, pero la verdad era que disfrutaba mucho ver la cara de espanto, ira, angustia, y confusión de Akane, era muy expresiva y según él al parecer había encontrado a su último jugador para comenzar su juego, para divertirse un poco.


-Como dijo- logró articular palabra después de salir un tanto del asombro


-Lo que escuchó, solo quiero que finja ser mi prometida un tiempo y después de eso sus deudas serán saldadas, hací de sencillo- dijo sin más, como restándole importancia al asunto.



Akane no cambia en lo que escuchaba, que se creía, acaso se estaba burlando de ella, cree que por ella necesitar de él este puede hacer y deshacer con ella?, solo por sentirse con el poder puede hacer lo que quiera?.


-Solo dígame si o no- dijo sin paciencia, haciendo una pausa continuó - no me haga perder el tiempo porq………-


-acepto- dijo sin esperar más y sin querer entender las causas del porqué de esta petición, qué podía hacer?, nada, estaba irremediablemente en sus manos.


-Muy bien, solo otra cosa, tendrá que trasladarse a mi casa por el momento, ya que dentro de unas semanas tendrá que viajar con migo a la ciudad, asique valla buscando una buena escusa para decirle a su familia- aclaró concluyendo, tomando asiento finalmente en su escritorio y dejarla de ver a los ojos como lo estaba haciendo.


-Pero yo no…….-


-No me interesa, si puede o no, ya ha aceptado mis condiciones asique no le queda más de otra, ahora señorita Tendo si me disculpa tengo muchas cosas que hacer, espere mi llamada que será muy pronto para avisarle el día- concluyó extendiendo la mano indicándole que salga


Akane no dijo nada solo se limitó a salir, se asfixiaba en esa oficina, además los puntos ya estaban expuestos y no había nada más que decir solo esperaba la llamada de ese hombre, lo había confirmado, había alguien màs desagradable que Kuno Tatewaki y ese era Ranma Saotome, pero por lo pronto tenía que encontrar que historia le contaría a su familia para poderse ausentar ese tiempo.

Ya solo en su oficina Ranma solo se dedicó a sonreír, su telaraña estaba empezando a tejerse, su juego estaba a punto de dar inicio y lo iba a disfrutar con lujo de detalles, las caratas estaban dadas solo faltaba mostrarlas y saber utilizarlas en sus próximos pasos, estaba cerca el inicio de su venganza y no le importaba quien tendría que pagar las consecuencias con tal de conseguir su objetivo.

Nota:

Se que no tengo perdón por haberme perdido tanto tiempo sin continuar la historia, se que es una falta de respeto para con ustedes (y hasta a mi me molesta cuando pasa) dejar la historia en el aire, pero lamentablemente ya no cuento con el tiempo necesario para sentarme a escribir debido a la U, que como ya me acerco a la recta final (gracias a Dios) el estudio se ha vuelto màs exigente, tanto que ya casi ni paro en casa.

Este capítulo lo tenía adelantado ya hace mucho pero sin concluir, y me he tomado el tiempo en horas clases y en trabajo par poderlo terminar, asique les pido mil disculpa y trataré de culminar la historia antes de que me coja fin de año Xd (na mentira), trataré de publicar màs seguido, ya que según mi mente falta mucho para culminar “Ablandando el Corazón”.

Ahora la historia, si ya sé que Ranma es un imbécil pero no se preocupen que la pagará con creces, ADVERTENCIA: fanáticas del ojiazul (yo también soy una) no me odien todavía hasta culminar la historia u_u, que creen que tenga planeado Ranma?, ahora que se ocurrió en su loca cabecita y herido corazón?, será que Shampoo lo intenta conquistar otra vez?.
Bueno los dejo con las dudas hasta el próximo capítulo antes de desenredar este hilo.

Sin más que decirles


KimaSaotomeTendo

Este tema ha sido editado por Kimasaotometendo: 11 July 2012 - 05:38 AM

  • Moesha123 likes this

#12 Kimasaotometendo

Kimasaotometendo
  • Usuario
  • 61 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:Ecuador

Escrito 26 July 2014 - 04:19 AM

Todos los personajes de esta historia pertenecen a la gran sensei Rumiko Takahashi, realizo esto sin fines de lucro

 

---------------Cambio de escena.
-diálogos-
"pensamientos"

 

Chapter 5

 

Comienza el Juego II

Se encontraba toda la familia Tendo alrededor de la mesa cenando como de costumbre aunque demasiado callado para lo que se acostumbraba al parecer las más jóvenes de la casa se encontraban sumergidas en sus pensamientos en una especie de debate mental que mantenía con ellas mismas, la razón? Pues distinta para cada una pero al parecer no menos importante que la otra, debe ser algo muy serio para encontrarse en ese estado, pensaron el señor Tendo  y la mayor de sus hijas.

 

- hoy fue un día muy productivo en el campo- pronunció el señor Tendo tratando de iniciar un conversación, aunque al parecer en vano ya que si bien recibió elogios de la mayor solo oyó sílabos  muy distantes de parte de las menores.

 

- y como les fue hoy en la universidad-  dijo Kasumi secundando las intenciones de su padre.

 

- Bien- fue la respuesta de una y –A si si bien-  fue la de la otra, cortando la conversación de cuajo. El señor Tendo quiso continuar con la conversación  pero fue interrumpido en el acto.

 

- discúlpenme por favor pero no tengo mucha hambre-  dijo la una dirigiéndose a su cuarto

 

- yo tampoco no tengo mucha hambre- dijo la otra, sin dar tiempo a contestaciones siguiendo a su hermana.

 

- Se puede saber que te sucede-   pregunto muy molesta Nabiki a su hermana una vez que la alcanzó antes de que entrara a su cuarto

 

- a que te refieres-

 

- sabes perfectamente a lo que me refiero, acaso tan poco te interesa el futuro de esta familia  eres una egoísta solo piensas en ti, siempre ha sido hací- le reprochó con saña disfrutando del momento pero sin darse a notar dramatizando perfectamente  como una mártir.

 

-  pero que estás diciendo sabes que siempre me he preocupado del bien de esta familia hací como todos-  dijo muy dolida por las palabras de su hermana

 

- no mientas, todo el tiempo has sido tú y solo tú desde que mamá murió solo piensas en ti, haber dime que te cuesta aceptar la propuesta de Kuno y salvarnos de la ruina- esparció aún más su veneno

 

Abajo su padre y su hermana mayor no eran ajenos a la discusión pero por unos ruidos de unas máquinas afuera en la calle no alcanzaban a oír de que se trataba todo, asique prefirieron no intervenir ya que no creyeron que la situación sea tan grave.

 

- no lo haré entendido, no seré un trofeo más de Kuno y no te preocupes por la ruina ya buscaré el modo de ayudarlos  sin tener que venderme a ese hombre tan desagradable-  recalcó tratando de culminar semejante conversación es que como podía pedirle eso conociendo la clase de hombre que era Tatewaki.

 

- claaaaaro la salvadora del pueblo buscará el modo de arreglar todo y se puede saber qué es lo que la señorita piensa hacer?, deberías agradecerme que fui a hablar con Kuno y el generosamente aceptado- como no lo había pensado, su hermana era la organizadora de todo esto aunque no lo quisiera aceptar

 

- Asique fuiste tú la que fue a hablar con Kuno  la verdad no lo creía de ti,pero no te preocupes que como ya te lo dije yo trataré de solucionar todo- dijo cerrando por fin la puerta de su cuarto quedando realmente afectada pero no quería que su hermana la viera aunque fue en vano ya que la cara de la joven peliazul fue un deleite para la castaña

 

- DEBERÍAS AGRADECER MI GENEROSIDAD HERMANITA, ERES UNA MAL AGRADECIDA -  gritó detrás de la puerta con gesto divertido impreso en su tono de voz, satisfecha por lo que había logrado se retiró a su cuarto pensando que apenas era el comienzo - que aceptes a Kuno de eso me encargo  yo tenlo por seguro- dijo esto una vez estando en su habitación.

 

A la mañana siguiente, se levantó muy a su pesar, la noche había sido demasiado larga para su gusto, se desveló pensando en que decir cuando empezara todo ese teatro que pretendía armar Saotome quien sabe dios porque, en que es lo que le sucedía a Nabiki, en el idiota de Kuno, en las deudas, en los problemas que podía acarrear todo esto, pensaba en todo y en nada, pero en quien más pensaba era en su madre a quien le pedía con todas sus fuerzas que la ayude a soportar todo lo que estaba por venir, cuando recibió una llamada de la secretaria de Saotome indicándole que hubo un cambio de planes y que por motivos de negocios su jefe tuvo que trasladarse  a la ciudad de Tokio asique la verá allá dentro de poco y que la volvería a llamar para explicarle los detalles.

 

Bajó pesadamente a desayudar después de la desagradable llamada pero supo disimularlo muy bien para que su padre y su hermana mayor no se dieran cuenta, para su suerte Nabiki había salido asique por lo menos en el desayuno estaría en paz además era el mejor momento de inventar algo que justifique su ausencia por el dichoso viaje de ese hombre desagradable.

 

- Emm… papá- pronunció con cautela captando la atención de Soun quien devoraba un pedazo de pescado

 

- Si hijita-

 

-Bu…e..no es que….. es que en la universidad… tenemos que hacer un viaje a Tokio…. Bueno ya sabes es un viaje previo a las prácticas para…. Para estudiar el terreno antes- mintió con dificultad ya que Akane no sabía mentir y se le notaba con facilidad claro que para Soun no era evidente.

 

- QUEEEEEEEE A TOKIO- se exaltó el hombre de cabellera larga imaginándose a su pobre e indefensa hijita en una ciudad tan grande- PERO PORQUE TAN LEJOS- dijo llorando a mares- ES UNA CIUDAD MUY GRANDE, TE PODRÍAS PERER, TE PODRÍAS LASTIMAR, te podrían herir, te podrías………….- seguía enumerando con sus dedos sin prestar atención a la joven que lo llamaba

 

- papá… papá- lo llamaba la peliazul con su mano en la frente y una gotita de sudor cayendo por ella – papá vamos vuelve, vuelve- tronaba sus dedos para captar la atención de su padre quien todavía seguía enumerando lo que le podría pasar y Kasumi solo sonreía ante la escena

 

- papá tranquilo, nada va a pasarme, vamos a ir en grupo asique nos cuidaremos unos a los otros – decía tomando las manos de su dramático padre quien no paraba de llorar

 

- enserio en grupo- repetía más calmado

 

- si en grupo, mañana me informaran en que grupo estoy asignada- le repetía desviando su mirada a un costado, se sentía tan mal mentirle y mucho más viéndolo directamente a los ojos

 

- siendo hací me quedo más tranquilo-  suspiró hondada mente – pero prométeme que me llamarás y que te cuidarás mucho hijita-

 

- claro papá me cuidaré mucho y en cuanto llegue te llamaré, es más lo haré todos los días-  repetía abrazada a su padre

 

Ya en su habitación, que ganas tan grandes sentía de llorar, mentirle a su padre de esa forma, se sentía como una hipócrita pero era algo que debía hacer por el bien de ellos ya después les diría la verdad y suplicaría su perdón si es que lo había

 

Se encontraba divagando en sus propios pensamientos cuando su móvil sonó

 

- Número privado? -

 

- halo-

 

- halo, la señorita Tendo Akane- era voz de una mujer, supuso de quien se trataba.

 

- si con ella habla –

 

- muy buenos días señorita Tendo habla la secretaria del señor Saotome – vaya era eso, pensaba con desgano

 

- sí dígame- dijo con una expresión de pocos amigos, expresión que claro está la secretaría no podía apreciar

 

- llamo para comunicarle que el señor Saotome la verá pasado mañana en horas de tarde en la ciudad de Tokio-

 

- queeee pasado mañana- expreso con nerviosismo ahogando un grito

 

- hací es señorita Tendo, no se preocupe por nada me he encargado personalmente de los detalles,su avión saldrá por la mañana-

 

- un..... un…. un…a...a..vión- ahora si estaba al borde de un infarto, jamás en su vida había subido a un avión solo de pensarlo se le erizaba la piel

 

- Si señorita, como le decía no tiene de que preocuparse yo me he encargado de los detalles, su vuelo sale a las nueve de la mañana, llegando a Tokio al medio día donde una limusina la llevará directamente donde el señor Saotome donde almorzaran juntos, muchas gracias por su atención ahora me despido señorita Tendo que tenga un buendía- en cuanto terminó de decir esto se cortó el teléfono

 

Estaba hecha un mar de nervios, definitivamente no había marcha atrás sabía que el día llegaría pero no tan pronto.

La tarde y el día siguiente pasaron sin novedad, Akane evitando a Nabiki y viceversa, por suerte Kuno no había molestado con sus idioteces, al parecer tuvo un viaje de negocios de última hora, la joven peliazul había puesto en sobreaviso a Ukio sobre su viaje contándolesolo en parte lo que planeaba hacer asique si la ocasión lo ameritaba ella le cubriría las espaldas como siempre lo había hecho.

 

El esperado día llegó asique se encontraba con los nervios a mil según ella cerca de un mega infarto, estaba en el aeropuerto de la ciudad donde le entregaron su ticket de avión, que por cierto era en primera clase, asique tomó valor de donde no tenía y con sus prioridades bien definidas se dispuso a subir en el aterrorizante artefacto.

 

Se encontraba sentada en los cómodos y amplios asientos que la primera clase le otorgaba pero lamentablemente Akane no podía disfrutar de los privilegios que esta le ofrecía ya que ella se encontraba más concentrada en aferrarse a su asiento con fuerza tanto como si la vida dependiera de ello ya quecada movimiento que el avión realizaba en el aire provocaba gritos exagerados de la joven causando que los demás pasajeros la miraran como bicho raro, claro que ella estaba ajena a todo esto.

 

Al terminar el viaje, lo que para ella fue la tortura más grande de su vida, bajó lo más rápido que pudo de aquel artefacto infernaly apenas sus pies tocaron el suelo se inclinó y besó el piso desesperada agradeciendo a Kami una y otra vez por haber llegado sana y salva.

 

Al levantar la mirada después de dar las respectivas gracias a Kami vio a un hombre que la miraba con cara de sorprendido al presenciar semejante escena, lo que le llamó la atención a Akane era que el hombre vestido con un uniforme negro típico de un chofer portaba un letrero con su nombre escrito en el, con mucha vergüenza se levantó de donde se encontraba y se dispuso a acercarse al señor.

 

- Ammm…….soy Akane Tendo mucho gusto- dijo haciendo unareverencia con la cara más roja que un tomate

 

- emm…. Mucho gusto señorita Tendo, soy el chofer del señor Saotome y seré su chofer el día de hoy, si gusta acompañarme porfavor- concluyó inclinándose de igual manera he indicándole el camino.

 

Se dedicó a seguir al chofer quien la condujo a una elegante limusina color negro, le abrió la puerta de atrás y ella se dispuso a subir, durante el trayecto no cruzaron palabra ya que un vidrio paralizado separaba la parte de atrás con la de adelante.

 

La ciudad era muy hermosa, conenormes y majestuosos edificios, muy colorida y alborotada también, las personas andaban como aceleradas según a su parecer, además el ruido era un poco perturbador, no se comparaba con el lugar en donde vivía, al acordarse de su hogar una gran tristeza la invadió asique decidió llamar a su padre.

RING……RING……RING….. sonaba el teléfono

 

- hola, habla Kasumi-

 

- hola Kasumi, soy Akane-

 

- Akane como estas, como llegaste, que tal…….-  sus preguntas quedaron ahí ya que su padre le arrancó el teléfono de las manos

 

- BUUUUAAAA MI NIÑITA, ESTAS BIEN, COMO LLEGASTE, TE HICIERON ALGO, AHÍ VA PAPI MI NIÑA- Soun lloraba a mares provocando que Akane negara con su cabeza, definitivamente que su padre nunca iba a cambiar.

 

- papá porfavor tranquilízate, estoy bien, acabo de llegar y en este momento me dirijo al hotel no te preocupes-

 

- en serio mi niña estas bien- preguntaba un poco más repuesto

 

- si papá solo llamé para avisarles que llegué con bien y que no se preocupen por mí- decía un tanto melancólica la verdad era que extrañaba mucho a su familia

 

- bien mi niña porfavor cuídate mucho y llámanos todos los días para ver cómo estas-

 

- me cuidare papá y trataré de llamar todos los días aunque no te prometo nada-

 

- estaba bien hijita cuídate mucho, Kasumi y yo te mandamos un beso-

 

- yo también les mando un beso, adiós cuídense-

 

Colgó el teléfono se sintió muy mal pero era lo que tenía que hacer por el bien de su familia, sintió que el auto se detuvo y antes de que pudiera reaccionar la puerta se abrió encontrándose de frente con el egocéntrico de Saotome.

 

Enfundado en un elegante smoking color negro, de porte gallardo y soberbio, con una de su manos en el bolsillo de su fino pantalón y la otra cayendo libremente a su costado, envidia para unos el delirio de otras, ese era Saotome Ranma quien se encontraba parado frente a la lujosa limusina esperando a que se decidiera bajar quien en ese momento se encontraba ocupándola.

 

Desde el instante en que lo vio se le revolvió el estómago, el solo hecho de tenerlo ahí parado destilando su típico aire de superioridad sacaba lo peor en ella, pero no haría una escena ahí asique se contuvo tragándose su orgullo.

 

Ya que ella no se decidía a bajar del auto decidió entrar en el restaurante que se encontraba detrás de él, no iba a esperar a que terminara con sus notas mentales, apenas comenzó a caminar observó por el rabillo del ojo como ella por fin se decidió seguirlo.

 

Lo vió dar vuelta he irse con claras intenciones de ingresar al restaurante que se encontraba frente a ella asique decidió seguirlo pero al ingresar paró en seco, decidida a salir del lugar.

 

La sintió detenerse y al voltear la vió que paró de improviso y que regresaba sobre sus pasos.

 

- a donde cree que va-  la detuvo tomándola del brazo susurrando las palabras y disimulando la acción

 

- me regreso al auto, no voy a entrar ahí – dijo seriamente también disimulando la situación

 

- este no es el momento para una de sus escenitas asique regrese al restaurante-

 

- ya le dije que no voy a entrar- dijo esto más enojada y soltándose de su agarre

 

- se puede saber porque no quiere entrar- pregunto en un tono cansado

 

- que no se da cuenta- le cuestionaba con el ceño fruncido y sus manos en sus caderas

 

- cuenta de que, sea más clara- ahora sí que no la entendía

 

- uuufff……. Pero que tonto- tapaba su rostro con frustración – mire el restaurante-

 

Giró su cabeza lo vió y la volvió a mirar a ella – que tiene- dijo un poco molesto por el comentario anterior

 

Ahora sí que su paciencia se estaba acabando – es de lujo, que no se da cuenta de cómo estoy vestida –cargaba una sencilla blusa a rayas de colores de tirantes, un capri azul y lonas rosas 

 

- aaaaaahh era eso, vaya señorita Tendo no creí que le importaban las apariencias- bingo, es que todas eran iguales solo les importaban las apariencias y el dinero

 

- claro que no, pero no voy a ser el asme reír de un montón de estirados que me miraran como bicho raro, además no me gusta esta clase de lugares- le molestó mucho su comentario a ella no le importaba nada de esas cosas pero no por eso iba a ser la burla de un montón de personas que se creen lo mejor del mundo

 

Ok su punto de vista era bueno pero ya llegaría el momento en que se le caería la máscara de mujer digna y desinteresada, él se encargaría de eso

 

- está bien señorita Tendo iremos a otro lugar- dijo al fin sin darle tiempo a nada regresando a la limusina

 

Subimos nuevamente en el auto sin cruzar palabra solo lo vi que hablaba por su celular en otro idioma, a mi parecer francés, lo único que alcance a entender, eso porque lo dijo en nuestro idioma fue que lo veríamos en otro lugar.

 

Llegamos a otro restaurante agradable, para mí, almorzamos en el lugar si cruzar palabra, era tan refinado al comer, cuidaba cada detalle, acaso era perfeccionista?, por supuestos todas las mujeres que lo veían hasta la camarera que nos atendió le regalaban sin fin de suspiros y miradas sumamente insinuantes, lo que me sorprendió mucho fue que él ni se inmutaba, yo pensaba que un hombre como él aprovecharía cada oportunidad que tuviera.

 

- AAAAAYYYYRanma querido- dijo un hombre algo extraño extendiendo sus manos a los hombros del estirado- muamua, siempre es una delicia verte-

 

- Pierre ya te dije que no tienes que ser tan expresivo- decía apartándose del extraño hombre

 

- lo se querido lo sé, pero me emociona verte, y bien para que soy bueno, aunque soy bueno en todo- decía ya sentado y exagerando sus expresiones yo solo me limitaba a observar ya que hasta el momento era invisible.

 

- mira ella es de la chica que te hable-  me miró finalmente

 

- AAAAAAAAAAAAYYYYYYYY- al verme gritó con horror levantando sus brazos causando un pequeño susto en mí aunque después de la impresión quería matarlo

 

- Pierre porfavor contrólate ya te había dicho que era un desastre- dijo el estúpido imbécil de Saotome causando mienojo, si pensaba que no le iba a responder estaba muy equivocado pero mis planes fueron frustrados.

 

Sentí unos ojos fijos en mí y no me equivocaba, ese hombre me miraba fijamente con un brazo cruzado y el otro debajo de su barbilla, como analizándome, luego se levantó, caminó alrededor de mí, me agarró de la mano obligando a levantarme, me dio una vuelta, me volvió a sentar, se sentó y suspiró con resignación

 

- está bien querido acepto el reto será muy difícil pero transformaré esto- me señaló con desgano, ahora sí que alguien iba a ser golpeado- en toda una belleza, que digo belleza en mis manos será una diosa- decía otra vez alzando sus brazos y exagerando sus expresiones.

 

“Ahora si lo mato”, pesé pero nuevamente mis intentos de asesinato fueron cortados

 

- bien lo dejo en tus manos confió en ti, necesito que termines antes de las ocho y media, entendido-

 

-no te preocupes querido está en buenas manos-

 

Y si más el egocéntrico se fue dejándome la limusina y a ese loco que quien sabe dios quería hacerme

 

- bien querida basta de descansos, tenemos mucho trabajo, poco tiempo y solo dios sabe cuando terminemos-decía aplaudiendo con sus manos llamando mi atención

 

- OOIGAME PERO QUE LE PASA- ya está me canso y no aguanté más

 

- aaaa- movía su dedo en forma de negación – nada nada nada querida renegaras todo lo que quieras después, ahora debemos hacer maaaaaaaggiiiiia- dijo de forma melodiosa y como bailando me llevó a rastras a la limusina, le dio una dirección al chofer y nos dirigimos al lugar.

 

En otro lado de la ciudad

 

- hola, Moussellamo para confirmar la hora y el lugar-

 

- ah hola Ranma, dime te escucho-

 

- Bien los esperamos en el restaurante Zakuro a las ocho y media-

 

- restaurante Zakuro mmmm bien ahí estaremos, eeh espera como que los esperamos, irás con alguien especial picarón-

 

- asi es iré con alguien especial-  decía con una media sonrisa en el rostro

 

- haber pillin y de quien se trata-

 

- tranquilo no te desesperes ya lo sabrás- repetía complacido al pensar en lo que venía

 

- está bien, está bien nos veremos allá, adiós-

 

Se sentía contento al pensar en lo que se venía, todo estaba maquineado perfectamente en su mente y él se encargaría de que hací sea, todo debía ser perfecto nada podría salir mal.

 

En el spa de Pierre De Vincci

 

Una batalla campal se desarrollaba en uno de los spa más exclusivos de Tokio, la causante?, una jovencita de largos y azules cabellos que por el momento se encontraba acorralada en una pared, en posición de combate, solo con una toalla en su cuerpo, otra en su cabeza, una mascarilla de aguacate y una rasuradora eléctrica en su mano amenazando en rapar a cualquiera que se acerque.

 

- POR EL AMOR DE DIOS NIÑA SUELTA ESO Y HAS CASO-  gritaba ya sin paciencia el gran estilista

 

- CLARO QUE NO, NADIE VA A PONER SERA EN MIS PIERNAS ENTENDIDO- gritaba ella también, nunca en su vida se había rasurado las piernas con será y según había escuchado dolía mucho asique nadie la iba a  tocar con esa cosa.

 

- hay querida no solo será en tus piernas sino también ahí- dijo entre risas y apuntando un punto muy delicado

 

- ESTAS LOOOCOO…… ATRÁS ATRÁS DIJE- amenazaba con la rasuradora moviéndola en forma de látigo como quien trata de domar un león

 

- ES TODO ME CANSE…. Shantiel, Fransua, Agathel, Mina, a ella, sin piedad-culminó diciendo con una mirada siniestra en su rostro

 

- AAAAAAAAAAAAAAAH- fue el grito que se escuchó seguido de un gran estruendo que alarmó a todos los del spa y los transeúntes que pasaban por el lugar

 

Seis horas después:

 

El reflejo que se dislumbraba en el espejo era como una ilusión, no se reconocía ella misma, su rostro maquillado pero sin exagerar muy acorde a su tonalidad de piel, su cabello un tanto más corto pero no tanto se encontraba semi- ondulado, sostenido hacia un lado con una bincha grande y plateada con un cerquillo en el otro lado de su rostro, con hermosos aretes perlados que hacía juego con un hermoso collar en hondas color plata y un dije perlado en el centro, sencillo como a ella le gustaba, sus uñas pulcramente pintadas y sus manos con esas cremas que le pusieron estaban muy suaves, sus pies portaban unas hermosa zapatillas de tacón alto color plateado con brillantes sueltos en tiras cayendo a los lados como hermosos cabellos plateados, solo faltaba su atuendo que según Pierre debía ser perfecto asique aún se encontraba como loco buscando el indicado.

 

- BINGO AAAAAYYYY QUE EMOCIÓN ALFIN LO ENCONTRÉ, ES PERFECTO- oía a Pierre gritar y brincar como loco sosteniendo un hermoso vestido – pero vamos vamos mi niña, pruébatelo ya que el tiempo es oro

 

Y sin más me obligaron a entrar en el vestidor, no me quedó remedio que probármelo.

 

-pero que hermosa- decía una –parece un ángel- escuchaba a otra

 

- mi trabajo aquí está hecho, es que soy peeeerrrfeeeccto-  decía Pierre con cara de satisfacción viéndome de arriba abajo dándome su aprobación

 

No aguanté más y me miré al espejo no podía creer lo que estaba viendo si con lo anterior que me hicieron quedé sorprendida ahora estaba anonadada no creía que esa era yo, tenía un elegante vestido negro sin mangas escote de corazón, ceñido al cuerpo terminado en un falda más arriba de mis rodillas, en el lado derecho adorno de flores que delineaban la silueta hasta llegar a la falta, a la altura de mi cintura se desprendía una falda más larga transparente que cubría la parte de atrás arrastrando la cola y en la parte de adelante con una abertura a un costado para poder caminar, era simplemente un hermoso vestido.

 

- bien mi niña eres mi mejor proyecto, ahora ve y deslúmbralos corazón, esta noche eres toda una princesa- decía un emocionado Pierre como siempre exagerando sus expresiones, recibiendo de mí una sonrisa y mis agradecimientos por lo que había hecho.

 

Me dirigí a la limusina y después de la primera impresión que le di al chofer quien se quedó con la boca abierta al verme, me dirigía con él al restaurante donde don egocéntrico, como lo había apodado, me esperaba según me informó Jhosef, el chofer, donde cenaríamos con un gran amigo del señor en un lujoso restaurante, estaba sumamente nerviosa no me gustaban esos lugares pero ya no había marcha atrás debía ir sí o sí.

 

Ahí se encontraba parada en la entradacon la mirada un poco perdida, buscándome al parecer, pero que tonta solo tenía que preguntarle al acomodador sobre mi reservación y listo pero que se le va a hacer, me dirigí lo más cortés que pude hacía ella para indicarle el camino, la verdad era que se veía sumamente hermosa en ese vestido negro quien lo diría no?, sabía que Pierre haría un buen trabajo, la dejé en buenas manos, pero que estoy pensando, aunque la mona se vista de seda…………… bueno ya conocen el resto.

 

- te ves muy hermosa- dije para mi sorpresa, pero qué? A no importa son tonterías

 

- gracias- fue lo único que le respondí.

 

Colocó su brazo en forma cortés indicando que lo tomara para luego dirigirnos a una lujosa mesa en donde efectivamente se encontraban dos personas él uno un hombre más o menos de su misma  edad con cabello largo y negro de ojos verdes, vestido al igual que Saotome con un traje negro muy elegante, la otra una joven igualmente pero no la podía ver bien ya que se encontraba de espaldas, lo único que podía ver era su largo y hermoso cabello cayendo libremente.

 

Le ofrecí mi brazo a Tendo para encaminarla a la mesa en la que nos encontrábamos, Shampoo y Mousse tenían poco tiempo de haber llegado asique era el momento de las presentaciones y empezar a saborear mi venganza. 

 

 

KimaSaotomeTendo



#13 Moesha123

Moesha123
  • Usuario
  • 65 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:Como dicen mis hermanas ( EN NARNIA ) :)

Escrito 23 September 2015 - 07:15 PM

Me encantó tu historia! Continúa la! Ya a pasado un año! Esta mal dejar a la he te esperando! MUY MAL!




1 usuarios están leyendo este tema

0 usuarios, 1 invitados, 0 usuarios anónimos