Ir a contenido


Foto
* * - - - 1 Votos

Una Firma Y Un Te Amo [Inuxkag] [+18]


  • Please log in to reply
8 respuestas en este tema

#1 Ainelen

Ainelen
  • Usuario
  • 3 Mensajes:

Escrito 12 December 2015 - 06:58 AM

<< Los personajes de esta historia no me pertenecen solo son adaptados, realmente han sido creados por la gran Rumiko Takahashi. No es mas que una historia sin animo de lucro>>

 

 

Una firma y un te amo

 

 

Capitulo 1: Peligro

 

Entrecerré los ojos perdiéndome en la angulosa espalda del hombre frente a mi. Parecía alterado y ofuscado, porque la puerta de nuestro nuevo apartamento había decidido no obedecer la simetría  de llave-cerradura. Me cruce de brazos y suspire ruidosamente logrando, con satisfacción, que aquella ofuscación aumentase aun mas. Desvié la atención a mis uñas, perfectamente pintadas hace unos días atrás ¿Porque? Pues porque hace exactamente tres días había contraído matrimonio con el mismo hombre que...

 

¡CRASH!

 

... Con el mismo hombre que acababa de derribar una puerta a patadas, complete la oración en mi mente anonadada.

 

- ¿No vas a entrar? -

 

Fruncí el ceño ante su pedante y autoritaria voz. 

 

- Existen cerrajeros, sabes -Murmure atravesando el resquebrajado umbral y cuidando no pisar alguna astilla- 

 

- Existen mas puertas... -Desanudo su corbata-... "sabes" -

 

Me detuve unos segundos, herida en mi orgullo por sus constantes burlas. Nos odiábamos, quinas él mas a mi aun cuando ni siquiera nos habíamos dado el tiempo de conocernos. La triste y cruda realidad es que nuestras familias eran soberanas en la ciudad y para conservar el apellido y con ello las posesiones, debíamos contraer matrimonio con alguien de un mismo linaje e intereses. Obviamente en un principio no acepte, jamas me sentí parte de la gran dinastía familiar, inclusive he trabajado de mesera por mas de dos años para costear mis estudios y gastos. No conocí mucho la gran mansión de mis padres, ni tampoco la vida acomodada a la cual mi sangre debía estar acostumbrada, y todo en mi vida habría seguido igual de pacifico y desenlazado si ellos no hubiesen muerto hace dos meses atrás dejándome como herencia todas las acciones y, como bono, miles de garrapatas hambrientas por un pedazo de la compañía. 

 

- Esto no me gusta mas que a ti -Susurre dejándome caer en un acolchado sillón- Solo lo hago por mi familia -

 

- Y fue una muy buena decisión -Respondió desde la cocina- Nací para liderar empresas -Dijo volviendo con una botella de cerveza-  y la alianza de nuestras familias es una gran llama que no solo consumirá las compañías externas sino que las volverá nuestras desde sus cenizas -Se sentó en el sofá frente a mi- 

 

- Solo ten en cuenta que cada uno de los empleados de mis padres se quedara en su puesto -Plasme mis ojos en los suyos- O no seguirá el trato -

 

- Ya dejaste en claro los términos de nuestro matrimonio -Sonrió-

 

Desvié la mirada algo turbada. Aquel hombre que daba elegantes sorbos a aquella cerveza era mi esposo por conveniencia. Dueño de empresas Taisho y ahora también Higurashi. Un completo calculador y sanguinario empresario cuyo desempeño era similar con las mujeres. Inteligente, millonario, guapo y mujeriego. 

 

Volví a observarlo y una angustia se aglutino en mi garganta. ¿En que me había metido?

 

 

-------------------------------------

 

¡Hola, hola! Bueno esto es solo una introducción a la historia, espero les guste la dinámica y nose... díganme que tal >_< Soy novata en esto así que aconséjenme y ayúdenme a crear algo hermoso para ustedes :) 

Es un placer conocerlas y bienvenidas a esta historia. 


Este tema ha sido editado por Ainelen: 12 December 2015 - 07:09 AM

  • Moesha123 likes this

#2 Moesha123

Moesha123
  • Usuario
  • 65 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:Como dicen mis hermanas ( EN NARNIA ) :)

Escrito 18 December 2015 - 08:42 PM

Creo que lo haces super bien! Solo déjate llevar por tu imaginación pues todos hacemos lo mismo ;) ,ten en cuenta que el fanfic es tuyo tu sabes lo que va a pasar y puedes cambiarlo a tu gusto es tu historia. Te deseo la mejor de las suertes ,sigue haci! Espero la continuación con ansias! ♡♡

#3 kuraloto

kuraloto
  • Usuario
  • 15 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:México

Escrito 02 February 2016 - 01:44 AM

Conti!!! Conti!!! Conti!!!! Conti!!!


Tú eres especial pero cuando los humos se te suban tú perfección se irá, por eso nadie es perfecto ☹


#4 Moesha123

Moesha123
  • Usuario
  • 65 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:Como dicen mis hermanas ( EN NARNIA ) :)

Escrito 10 February 2016 - 10:38 PM

Esta mal dejarnos con las amseas

#5 Ainelen

Ainelen
  • Usuario
  • 3 Mensajes:

Escrito 18 February 2016 - 06:08 AM

Una firma y un te amo

 

Capitulo 2: Todos contra Kagome

 

Camine descalza por el enorme pasillo. Eran las seis de la mañana y mi turno empezaba a las ocho y treinta. Aun cuando dos horas de anticipación parecían una exageración, era el tiempo perfecto para un tranquilo desayuno y relajante baño. Abrí la nevera. Mi estómago gruño. Yo gruñí. 

 

- Dudo que alguna vez encuentres alimento en esa nevera -Fruncí el ceño ante aquella petulante voz- Le dije a mi agente que una nevera era algo innecesario si jamás la usare -

 

Me voltee con miles de insultos saltando en mi garganta. Pero en cuanto mis ojos observaron el gran pedazo de piel en su tórax descubierto, esos insultos se volvieron saliva y tuve que cerrar la boca para no volver de esa escena algo estúpida y penosa.  Carraspee desviando mi atención a su rostro. Grave error. Sus ambarinas pupilas me escudriñaban con diversión y su relajado semblante mañanero engañaba a mi subconsciente con la ilusión de un sensual adonis. Trague saliva.

 

- ¿Acaso no comes? -Quise abofetearme por aquella pregunta tan simplona-

 

- Casi nunca -Camino hacia mí y tuve que contener mis ganas de huir- Siempre estoy en la empresa -

 

- Ah-uhm... -

 

Retrocedí al ver que seguía acercándose, hasta que mi espalda choco con la fría puerta de la nevera ¿Cuándo la había cerrado? Con indiferencia alzo su brazo y cerré los ojos esperando... ¿Esperando que? Contuve el aliento cuando me vi empujada por la espalda hasta hacerme a un lado. El maldito había abierto la nevera sin siquiera advertirme. 

 

- Pero tenemos agua mineral, cervezas y un vino... -Apretó los labios- Tampoco te haría mal dejar de comer -

 

Fruncí el ceño y apreté los puños.

 

- ¿Me estás diciendo gorda? -Una vena creció en mi cien- 

 

Cerró la nevera con una botella de agua en su mano. Me miro de arriba a abajo y bebió unos sorbos antes de decir: "solo es una sugerencia".  Y se fue. Dejándome ahí, con una mano en el sartén a punto de lanzarlo por su cabeza. 

 

-       Imbécil –

 

Refunfuñe dando pisoteadas de vuelta a mi habitación. No sé si con la intención de que las escuchara o para liberar la ira a través de mis pies. Creo que ambas. ¿No compraba alimentos? Estaba segura que lo había hecho a propósito. Quizás hasta arrojo toda la comida a un basurero con tal de arruinar mi día. Mire mi reflejo en el ancho espejo frente a la cama. Levante un poco la sudadera dejando ver mi ombligo. Gordo él, maldita sea.

 

---------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

-       ¿Te dijo gorda? –Preguntó antes de estallar en carcajadas-

-       ¡Wow! Gracias por tu apoyo amiga, comeré apio toda mi vida –

-       No –Sorbeteo su nariz intentando sonar seria- No digo que estés gorda… es solo que es demasiado infantil, como esos niñitos que tiran tus trenzas –

 

La observe de reojo mientras intentaba preparar el café. Ya era tanta la costumbre que ni siquiera necesitaba ver. Era como esos robots que ponen una tapa a las pastas dentales.

 

-       ¿Infieres que le agrado? –Arrugue la frente- Su forma de decir “seamos amigos” es bastante extraña –

-       No digo que le agrades… digo, más bien afirmo, que le gustas –Dijo robando una de las galletas que había servido para acompañar el café, me detuve unos segundos algo perdida como un robot cuyas tapas fueron escondidas. Menee la cabeza deshaciendo cualquier otra tonta analogía con robots-

-       Eso es tan cierto como que tu rubio es natural –Reí palmeando su mano que intentaba robar una segunda galleta- 

-       ¡Es cierto! Te odia por lo mucho que le gustas, es matemático –

-       Eso no tiene sentido –

-       Que ustedes estén casados no tiene sentido –

-       Sango… -refunfuñe- ya te explique mis razones, no quiero repetirlas –

-       ¿Sabías que ustedes son la pareja más hot del mes según la revista Magnus? –Preguntó con la boca llena-

-       No, no lo sabia y ¿Cuándo robaste las galletas? –Aprete sus cachetes y negó a soltar la comida- Pareces un hámster –

-       Y tu una colegiala –Aferro sus manos en mis hombros, como si mi locura fuera mi cordura- el hombre es sexy, sírvetelo y luego siguen odiándose mañana –Iba a asentir pero me detuve a medio camino, cuerpo traicionero-

-       Ya cállate y sirve este café… Y espero que el cliente no se queje porque faltaron galletas –

 

Recibió la bandeja no sin antes decir un “hablaremos de esto más tarde, cariño” para luego maniobrar entre las mesas con sus exóticos patines amarillos fluorescentes. Hace dos semanas descubrimos que el servicio sobre ruedas llamaba bastante atención entre los comensales. Sango no opuso resistencia a la idea ni tampoco hizo sus famosos mohines, solo pidió, más bien exigió, un color específico de su nuevo calzado profesional. Obviamente el amarillo fluorescente no es un color muy combinable, por lo tanto el famoso y pomposo vestido beige cortado a la cintura por un ondeado delantal, característico de la empresa, cambio a un tono oscuro y enervante. Negro. Pero como en la noche, los patines hacían de excelentes estrellas. Solté una pequeña risita al ver como los clientes observaban el calzado de sango, primero achinaban sus ojos como si el brillo encandilara y luego con repetidos parpadeos y una pequeña sonrisa pedían su orden. Aun cuando yo administraba el café “cafelicidad”, sin sango la parte “licidad” no existiría. 

 

-       Buenos días –

 

Parpadee desconcertada. Una joven me observaba con grandes ojos verdes al otro lado de la caja registradora. ¿Cuándo había llegado? ¿Y hace cuánto? Me sonroje un poco al pensar que ella había mirado mi rostro absorto en la nada.

 

-       A-ah, uhm, disculpe –Carraspee- Bienvenida a Cafelidad ¿Desea tomar alguna orden o cancelar?

 

Me observo unos segundos, sus ojos parecían escudriñar cada infimo pedazo de piel en mi rostro. Sonreí para no parecer descortés. Y ella arqueo su delgada y clara ceja derecha arrugando su nariz como si algo oliera mal. Apreté los labios rolando los ojos cuando sango a sus espaldas me ponía una cara de “¿Quién es esa loca?”.

 

-       ¿Señorita? –Inste su respuesta- Si desea puede pasar a una de las mesas y la…-

-       No quiero ordenar algo –Me corto-

-       Entonces… ¿Que… necesita? –

 

Entrecerró un poco sus ojos y sentí envidia por sus largas pestañas.

 

-       ¿Te llamas Kagome Higurashi? –

-       Kagome... uhm… Taisho –Que feo sonaba-

-       Oh… asi que eres tu –

 

Frunci el ceño molesta por su tono despectivo.

 

-       ¿Nos conocemos? –Enarque una ceja-

-       No y tampoco lo haremos –Sentencio-

-       ¿Está bien? –Reí burlona- Creo que si no tiene nada más que hacer o decir… -Me levante de la cómoda silla tras la caja registradora-… está más que invitada a retirarse –Sonreí-

 

Ella imito mi cínica sonrisa e inflo su pecho provocándome envidia de su, también, exagerado busto. Resople. ¿Acaso hoy era el día de fastidiarme?

 

-       No eres nada especial –Habló- De hecho eres de lo más común –Suspiro meneando su larga melena rojiza hacia atrás- No debí preocuparme, solo eres un apellido –

-       ¿Qué? –Parpadee confundida- Ni siquiera sé quién eres y… -Inhale hondo- ¿Cuál sería tu objetivo? Ah, no mejor… -Camine hasta quedar frente a ella sin un pedazo de madera entre ambas-… Como eres tan “educada” dime quién diablos eres –

 

Se me quedo viendo con una enorme sonrisa y nuevamente movió su ondulado cabello hacia atrás. Arrugue la nariz. Hoy estaba muy envidiosa. Me cruce de brazos temiendo que mi puño hablara con ella. Oh… También estaba agresiva.

 

-       Mi nombre es Alina Asagi –

 

Extendió su delicada mano y yo, de verdad y muy sinceramente, iba a estrecharla hasta que añadió: “la amante de tu esposo”.

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
¡Hola! Wow de verdad perdonen la demora, pense que a nadie le habia gustado el fic y pues me despreocupe. Pense que en caso de comentarios se anunciarian en mi mail y como nada llego... Pero me alegra mucho ver que les agrada o al menos algo apuestan :) Muchas gracias y seré constante en subir capitulos. 
 
¡GRACIAS DE VERDAD!


Este tema ha sido editado por Ainelen: 18 February 2016 - 08:30 PM


#6 Moesha123

Moesha123
  • Usuario
  • 65 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:Como dicen mis hermanas ( EN NARNIA ) :)

Escrito 22 February 2016 - 03:57 AM

Me encanto !!!! Por favor continúa la !!!!
  • Ainelen likes this

#7 Ainelen

Ainelen
  • Usuario
  • 3 Mensajes:

Escrito 07 March 2016 - 10:05 PM

Una firma y un te amo 

 

Capitulo 3: Puñetazo
 
¿Alguna vez han experimentado un puñetazo en el estómago? Yo no, pero estoy completamente segura que la sensación es similar a la que acababa de sentir. Mi estómago convulsiono como si jugara a la cuerda y luego extendió el calambre hasta mi esófago donde esquivo las cuerdas vocales y llego a mi boca.
-       Que te den por el culo maldita zorra –Escupí-
Esa sensación no se fue, para nada, más bien prosiguió deslizándose, como si danzara satisfecha por mis garabatos, a mi brazo derecho, el mas fuerte por herencia según mi fallecido padre, hasta tensar mis dedos y abrazarlos en un puño, el cual con la misma gracia pero con mayor impacto se estrelló en la nariz de aquella chica quien ahora envidiaría la mía.
-       ¡Oh, rayos! ¡Kagome! –
No estoy segura de quien había chillado quizás fue sango o puede que la chica a quien acababa de romperle la nariz ¿Cómo se llamaba? Ah, claro, Alina “la amante de mi esposo”. Mi puñetero esposo.  Solo alcance a comprender que alguien había agarrado mis brazos y abrazado mi cuerpo para evitar que me abalanzara encima de la, ahora ñata, chica.
-       ¡Suéltame! ¡Maldición! –Grazne pataleando, jamás había sido tan grosera, no niego que las maldiciones eran recurrentes en mi vocabulario pero nunca había insultado a una persona- ¡Ella se lo merecía! -
-       Está claro que si, Kagome –
Me detuve. Como si hubiesen apretado pause a una cinta. Y me gire en cámara lenta comprendiendo en el camino, porque aquel agarre tenía tanta fuerza.
-       Oh… -
-       Oh –Repitió frunciendo el ceño-
Cerré los ojos derrotada y me quede quieta a su lado. Lo que faltaba.
-       ¡Inuyasha! –Berreo Alina con una clara hemorragia en su nariz, aun así la desgraciada se veía hermosa, como protagonista principal en una película de terror- ¡Esta matona acaba de darme un puñetazo! ¡Y por nada! –Me miro con furia- ¡Pondré una demanda! –
-       ¡¿Por nada?! –Di un paso sintiendo, de inmediato, los dedos de Inuyasha hacer de esposa en mi muñeca-  ¡Acabas de venir a restregarme que eres amante de este idiota! –Lo apunte-
-       ¿Y porque debería importarte? ¡Es un estúpido matrimonio arreglado! –
-       ¡Porque tengo dignidad! ¡Ah, es cierto! ¡Tú no sabes qué es eso! ¡Arrastrada!
-       ¡Alina! ¡Callate! –Bramo su voz junto a mi, y ella, quien había abierto su boca para un segundo round, la cerro al instante- 
-       Pero… Inuyasha… ella… -
-       Silencio –Ordeno y ella, como si estuviese domesticada, bajo la cabeza- Ve a que vean tu nariz, hablaremos de esto –
-       Pero… -
-       ¡Ahora! –
Asintió volteándose al instante para correr a la salida no sin antes recibir un pañuelo que sango le había extendido. ¿Por qué la ayudaba? Traicionera.
-       Y tu –
Un escalofrió recorrió mi columna. ¿Por qué me asustaba? Yo no tenía culpas. Es ella quien me había buscado, además somos nada. Es decir, somos esposos pero… Rayos.
-       Ella comenzó –Me defendí sin mirarlo y cruzándome de brazos-
-       Y que gran final le diste –
-       ¡Es tu culpa por tener amantes indiscretas! ¿Sabes? Tengo dignidad y no seré la gorreada de Japon –
Lo mire. Y tuve que tener mucha fuerza de voluntad para no derretirme. Llevaba su cabello platinado mojado por el sudor y una musculosa que dejaba ver sus angulosos brazos y pectorales. No quise bajar la mirada o habría otra hemorragia nasal que atender.
-       ¿Estabas trotando? –Tartamudee-
-       Curiosamente –Suspiro- Y justo decidi doblar en esta calle para ver a mi esposa en una pelea de gatos –
-       ¿Me juzgas por golpear a tu amante? –Rolo los ojos-
-       No debería interesarte lo que haga con mi vida personal –Dijo frio, sin sentimientos-
-       No me importa –Gruñí- Pero me importa lo que aparenta la mía –Trague saliva sintiendo un nudo en mi garganta– Solo… Solo se mas discreto con tus prostitutas –Lo aparte de un empujón-
-       Y tu intenta parecer una esposa decente –
Me detuve. No porque me había dolido lo que había dicho, no, solo me detuve por la sorpresa de ver el local completamente desolado. Sango se había encargado del escándalo y ahora barría unos vasos rotos ¿Cuándo habían caído y cómo? Apreté la boca ignorando el imperceptible temblor de mi mentón, y seguí caminando ignorando también a sango que barría y nos observaba de reojo. Ya la trincharía luego por lo del pañuelo.
-       Kagome –
-       Ya, déjame en paz –Aparte su agarre-
-       Te llevare en el carro, no es necesario que camines –Suspiro y puedo jurar que sentí su aliento erizar mi nuca-  
-       Mejor lleva a tu novia al hospital, seguro quiere apretar tu mano mientras suturan su nariz –Me voltee y no pude reprimir la sorpresa al ver su expresión divertida-
-       Está bien, se lo merece –Volvió a suspirar- Pero eso tampoco significa que… -
-       No quiero escucharlo –Me apresure- No quiero tu apoyo ni consejos ni ninguna cínica explicación–
-       ¿Siempre eres tan odiosa? –
-       Solo con gente que también lo es –
Nos miramos por unos largos segundos. Desafiándonos infantilmente a quien parpadeaba primero. Bien, seré la madura. Me voltee casi abofeteándolo con mi cabello y cerré la puerta con fuerza tras de mí. No sin antes gritar un “idiota” y extenderle mi hermoso tercer dedo.
Estúpido, imbécil, descorazonado idiota. Pensé mientras pisoteaba el asfalto bajo mis pies. ¿Quién se creía? Mi negocio es MI negocio ¿Por qué tiene que arruinar eso también? ¿Y porque me fui y él se quedó? No era suficiente con tener un matrimonio arreglado ¡No! Debía tener amantes y encima involucrarlas en mi vida ¡Que hombre más sucio!  
Gire en una esquina y tropecé con alguien. Al parecer con grandes  reflejos porque me sostuvo al instante.
-       Lo lamento no me… -
Una húmeda y suave tela cubrió mi nariz. Poco a poco mi cuerpo comenzó a aflojarse y mi cabeza cayo suavemente hacia atrás. Observe sus ojos. Eran azules y... ¿Llevaba un pasamontañas?. Solo eso alcance a vislumbrar antes de sumirme en la oscuridad. 
----------------------------

¡Hola! Muchas gracias por leer. Lamento muchisimo la tardanza. Tengo varias historias y la tarea me tiene al borde de un barranco ¡Dios! ¿Porque existe la universidad? En fin, estare editando las historias por si algun dia las leen y dicen "Creo que esto no lo lei ¿Estare volviendome loca?" No, no lo estan. Es su maniática escritora adicta a las ediciones la culpable jaja 
Moesha123 ¡Gracias por tu apoyo! De verdad :')


Este tema ha sido editado por froder: 29 March 2016 - 05:16 PM
Corregir texto modificado.


#8 Moesha123

Moesha123
  • Usuario
  • 65 Mensajes:
  • Género:Mujer
  • Ubicación:Como dicen mis hermanas ( EN NARNIA ) :)

Escrito 12 March 2016 - 04:44 PM

Aah!!! No puedo creerlo Aome esta celosa XD

Por favor continúa la!! Me encanta,ya espero la continuación ,tienes mi apoyo total !

#9 froder

froder

    Estoy cargadito de... amor

  • Moderador
  • 3861 Mensajes:
  • Género:Hombre
  • Ubicación:Naggaroth.

Escrito 29 March 2016 - 05:22 PM

Hola, te he tenido que editar el tercer capítulo por tener la letra modificada, lo cual no está permitido y lo pone en las normas.

Trata de ponerlo con la letra por defecto.

 

Saludos.



La ignorancia es la peor enfermedad.





0 usuarios están leyendo este tema

0 usuarios, 0 invitados, 0 usuarios anónimos